Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

'A nivel de clase, es uno más'

Hablamos con...

Nota

Ana María Carretero Romero, profesora del Centro de Educación Infantil y Primaria Fernán Caballero de Sevilla.



'A nivel de clase, es uno más'
Ana María lleva impartiendo clases a niños de entre 3 y 5 años desde 1980. En sus casi treinta años de experiencia ha visto de todo. Ahora, a punto de jubilarse, ha tenido la experiencia de acompañar durante tres años a un niño con una cardiopatía congénita en sus primeros pasos de su proceso de aprendizaje y convivencia con otros compañeros de su edad.

Durante los años que lleva enseñando a su alumno con cardiopatía congénita ¿qué diferencias ha percibido respecto al resto de niños en el aula?

Lo cierto es que, a pesar de sus limitaciones, a nivel de clase, es uno más. Su nivel de razonamiento y entendimiento está dentro de la normalidad. Sin embargo, estos niños suelen ser más reacios a trabajar por sí solos y necesitan más atención porque están acostumbrados a que alguien esté siempre encima de ellos para hacer cualquier cosa. En este sentido son muy dependientes.

Por otro lado están las ausencias ocasionadas por las continuas revisiones médicas y las intervenciones quirúrgicas, que retrasan aún más su ritmo de aprendizaje. En este caso, nos consta que los padres han luchado mucho para que los horarios de estas revisiones no interfieran con su actividad escolar. Es una actitud loable.

A su juicio, ¿a qué cree que se debe ese nivel de dependencia y cómo afecta en el desarrollo del niño?

Estos niños suelen estar sobreprotegidos por sus familiares, e incluso, en ciertas ocasiones, infravalorados, llegando incluso a tratarlo como a un bebé. La actitud natural de los padres de un niño con una cardiopatía congénita o cualquier otra patología que disminuya su capacidad es la de hacerle todo para que no se fatigue o se sienta desatendido. Todo lo que el niño haga sin que el esfuerzo salga de él no sirve de nada. Tiene que darse cuenta de que él puede valerse por sí mismo, aunque sea a otro ritmo, para madurar. Por lo general estos niños tardan más en 'salir del cascarón'.

Y en el patio, ¿cómo se desenvuelve?

En el patio sus limitaciones físicas se hacen más patentes que en clase. A estas edades los niños son muy activos y muy bruscos. No paran de correr detrás de un balón y enseguida se propinan empujones o se enzarzan en una pelea. Sin embargo él ha encontrado su hueco con las niñas, que hacen cosas más tranquilas, como jugar con la arena.

Cuando salimos de excursión, si tenemos la previsión de que va ha haber que caminar mucho, procuramos que se vaya "entrenando" para la ocasión animándolo a pasear por el patio, cada día un poquito más, siempre hasta que él quiera pararse porque se sienta cansado.

A pesar de estas diferencias, el niño mantiene una buena relación con todos sus compañeros, ya que este centro está especializado en integración.

¿En qué consiste esa especialización?

El centro dispone de un Aula de Integración con una profesora especializada en Pedagogía Terapéutica (PT) que suele pasar bastante tiempo con el niño. Sin embargo, creo que hay que tener cuidado para que al sacarlo tanto de su aula el niño no se sienta diferente al resto de sus compañeros. Puede que sea casual, pero en periodos en los que se han reducido las horas de asistencia a PT he notado que el niño ha progresado con su escritura, aunque ésto, evidentemente, no tiene por qué darse en todos los casos.

Al margen del trabajo que se hace en este aula especializada, una labor importante del personal docente del centro es la de concienciar  día a día a todos los alumnos del especial esfuerzo que realizan los niños con algún impedimento para seguir el ritmo del resto de sus compañeros.

Además de esto, el centro realiza esporádicamente actividades de integración, como charlas o jornadas sobre el tema.

¿Se os ha presentado alguna vez una situación de emergencia? 

Afortunadamente no. Siempre estamos atentos en el patio por si lo vemos fatigado, pero él mismo es quien conoce su cuerpo y se pone los límites. En una situación de emergencia llamaríamos a los servicios de urgencias porque no estamos cualificados para atenderlo nosotros mismos.

Leído 1231 veces





Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)