Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Cómo afrontan el dolor los niños hospitalizados

Corazón al día

Nota

En esta iniciativa han colaborado 20 hospitales de referencia de diferentes comunidades autónomas, recogiendose las conclusiones en folletos prácticos para orientar sobre el dolor infantil a los propios niños, sus padres y familiares, y al personal sanitario para ayudarles a abordar mejor esa sensación que tienen los niños sobre el dolor.



Cómo afrontan el dolor los niños hospitalizados
Del estudio se desprende que el 62% de los niños se tranquilizan y amortiguan el dolor cuando conocen previamente qué les va a pasar. Sin embargo, sólo la mitad de los niños ha sido informada sobre la posibilidad de sentir dolor durante su estancia en el hospital, según se destaca en él.

Las inyecciones (pinchazos, punciones, etc.) son las prácticas hospitalarias que despiertan más miedo entre los niños y las reacciones instintivas que originan son “sudor de manos”, “dolor de tripa” y diferentes estados nerviosos.

Los niños perciben que, cuando piden ayuda, no siempre reciben medicación inmediata y eficaz, lo que les aumenta la sensación de dolor.

Un dato reseñable es que la madre, dentro de los familiares, sigue siendo la principal acompañante (69%) del niño hospitalizado, por encima del padre (20%) y los abuelos (5%).

Los recursos que utilizan los más pequeños frente al dolor son fundamentalmente: distracción (incluso dormir), petición de ayuda y relajación. Cuando sienten dolor, el 39% de los niños piensa “estoy mal”, el 35% lo interpreta como que “se está curando” y apenas el 15% asocia ambos conceptos.

Además, uno de cada tres niños se considera “algo preocupado”, uno de cada cuatro con “algo de miedo” o triste; uno de cada ocho se siente “algo enfadado”. Pero en general, los más pequeños se sienten anímicamente bien durante su estancia en el hospital, dicen estar a gusto con el personal del hospital porque son cercanos y cariñosos, suelen vivir su estancia en el hospital como algo pasajero y valoran su parte lúdica y social (voluntariado, aula hospitalaria, actividades, relacionarse con otros niños…). Los niños que ya han sido hospitalizados en varias ocasiones perciben la hospitalización, el dolor y su relación con el personal del hospital, de una manera diferente y sobretodo más positiva.

estudio_sobre_el_dolor_en_ninos_hospitalizados.pdf Estudio sobre el dolor en niños hospitalizados.pdf  (380.33 Kb)


Leído 1012 veces





Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)