Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Consejos para la vuelta a casa después de una cirugía cardiovascular

A fondo

Nota

Aclarar asuntos como las citas posteriores, la medicación, el cuidado de las cicatrices, las vacunas, la actividad física, los aspectos psicológicos o la nutrición es muy importante para la correcta evolución de vuestro hijo tras una intervención. Si tenéis alguna duda al respecto, es imprescindible planteársela al cardiólogo o al cirujano antes de abandonar el hospital. Este resúmen de la guía editada por Menudos Corazones puede ser también de gran ayuda.



Consejos para la vuelta a casa después de una cirugía cardiovascular
MEDICAMENTOS

No es imprescindible que le deis las medicinas al niño a la misma hora que lo hacían en el hospital. Podéis regular el horario adaptándolo a vuestra cotidianeidad, aunque una vez elegido, hay que ajustarse a él para establecer así una rutina. Conviene, asimismo, practicar para extraer la cantidad exacta de medicina antes de que el niño deje el hospital.

Como consejo os animamos a que llevéis un diario en el que anotéis las horas y las dosis de cada medicina. También podéis utilizar una tabla para anotar las necesidades específicas de vuestro hijo señalando con una X las casillas con las medicinas correspondientes al desayuno, comida, merienda y cena. Y recordad: hay que guardare todas las medicinas fuera del alcance de los niños.

Como norma general, y siempre que no nos digan lo contrario, es aconsejable no mezclar las medicinas con la comida o la leche. Hay que dárselas antes o después.

Hay que procurar siempre no olvidar ninguna dosis, y si esto sucede basta con darle la siguiente a su hora habitual y no intentar recuperar la dosis perdida aumentando o duplicando la cantidad.

Si vuestro hijo vomita después de darle la medicina no repitáis la dosis. Si vuestro hijo vomita o tiene diarrea puede ser necesario ajustar o suprimir la dosis de diurético para prevenir la deshidratación. Necesitaréis consultarlo con vuestro especialista o pediatra.

Aseguraros de que vuestro hijo se lava los dientes después de tomar sus medicinas porque algunas son muy azucaradas.

Si vuestro hijo va al colegio o escuela, explicarle al profesor y al médico que está siguiendo un tratamiento y aseguraros de que se le administran las dosis coincidentes con el horario escolar.

Después de la cirugía cardiaca, muchos niños siguen un tratamiento con diuréticos, agentes que actúan sobre los riñones aumentando el flujo de orina, ya que hay una tendencia a acumular líquidos después de una intervención de corazón. Los más comunes son Furosemida y Espirolactona. Un consejo: es preferible dar las dosis durante el día para evitar que el niño moje la cama e interrumpa su sueño.

Otras medicinas que también pueden ser recetadas son anticoagulantes, bien ácido acetil salicílico, que se utiliza para reducir las adherencias de las plaquetas y evitar la formación de coágulos, o bien Acenocumarol o Warfarina, que aumenta el tiempo de coagulación de la sangre y también previene la formación de coágulos. Si tu hijo los recibe, necesitará tomar precauciones que os serán explicadas en el hospital.

El principal efecto secundario del Acenocumarol o Warfarina son las hemorragias. Por esto es necesario controlar el tiempo de coagulación de la sangre o INR (Ratio Normalizado Internacional) regularmente para establecer la dosis necesaria más correcta.

Si vuestro hijo toma Acenocumarol o Warfarina no le deis ácido acetil salicílico o compuestos que lo contengan. Podéis, sin embargo, darle Paracetamol.

Vuestro hijo debe evitar deportes de contacto como el judo, rugby, fútbol, etc. mientras que esté tomando Acenocumarol o Warfarina.

Cuando se trata de un cambio de válvulas, el Acenocumarol o Warfarina se prescribe para toda la vida. En otros casos, puede ser cuestión de unas semanas o meses.

Captopril se usa para controlar la presión sanguínea y tratar el fallo cardiaco. Dilata los vasos sanguíneos para reducir la presión sanguínea y el trabajo del corazón.

Digoxina es un estimulador cardiaco, se utiliza casi siempre en bebés y niños con enfermedades cardiacas. Se debe tener especial cuidado porque es muy tóxico en dosis altas.

Es bastante seguro dar Paracetamol y antibióticos a vuestro hijo mientras sigue un tratamiento para su corazón.

Finalmente, señalaros que si tenéis alguna duda sobre cualquier aspecto de la mediación de vuestro hijo, por favor, preguntad. Es importante que lo entendáis. Si tenéis alguna duda cuando lleguéis de vuelta a casa, debéis consultar con vuestro especialista del hospital. 
 

Consejos para la vuelta a casa después de una cirugía cardiovascular
ACTIVIDAD

Los niños suelen limitar su propia actividad. Sin embargo, puede que tengáis que reprimirle en algún momento. El ejercicio intenso como correr y saltar en exceso y participar en natación, deportes y juegos fuertes, debe evitarse durante unas doce semanas.

Recordad que el esternón de vuestro hijo ha sido abierto de arriba abajo y necesita tiempo para volver a sellarse (el esternón no se abre en la cirugía a corazón cerrado).

De todas maneras, supervisar y regular el ejercicio físico es importante para la recuperación física y psicológica de vuestro hijo.

Vuestro hijo no debe regresar al colegio inmediatamente después de la intervención. Cada caso deberá valorarse individualmente, pero por término medio deberá esperar entre dos y seis semanas. Los bebés no deben volver a su escuela infantil o guardería hasta pasadas de tres a cinco semanas.

Durante este periodo de tiempo, vuestro hijo pude recibir apoyo escolar en casa. También vosotros podéis recibir ayuda a domicilio. Si queréis más información al respecto contactar con la Federación Menudos Corazones.

Hay que reconocer que cada niño es un individuo con necesidades específicas que varían en cada caso. El cardiólogo os aconsejará sobre la vuelta a actividades más dinámicas.

Cuando volváis a casa es importante que tratéis de recuperar la rutina diaria tan pronto como sea posible. Es mejor no hacer muchos planes durante las primeras semanas tras el regreso, ya que todos os sentiréis muy cansados. Es aconsejable que las visitas sean reducidas para que os de tiempo a recuperaros y a volver a la rutina otra vez.

No es necesario que permanezcáis en casa todo el tiempo. Podéis sacar al niño o bebé a dar paseos cuando lo deseéis pero aseguraros que va vestido adecuadamente y llevarle a sitios apropiados.

Intentar mantener al niño o bebé aislado de otros niños o de gente que tenga resfriados o catarros durante 2-4 semanas después de la vuelta a casa.


VACUNAS

Es muy importante que todos los niños reciban las vacunas recomendadas. En un niño con problemas de corazón es todavía más importante, pero es aconsejable no vacunarle ni un mes antes ni un mes después de la intervención.

Es imprudente vacunar a cualquier niño o bebé si tiene fiebre o se encuentra mal en ese momento. Si tenéis alguna duda, por favor, preguntar a vuestro cardiólogo.


CONSIDERACIONES FÍSICAS

Cuando volváis a casa, los primeros días y semanas pueden ser difíciles. Probablemente notéis que vuestro hijo se cansa fácilmente y adopta un horario de sueños diferente. Despertándose a menudo por la noche y teniendo a veces pesadillas. Muchos niños pequeños, especialmente los bebés, tienen un retroceso en su desarrollo y se hacen más exigentes. Esto es bastante normal y es una reacción a lo que ha pasado mientras estaba en el hospital. 
 

Consejos para la vuelta a casa después de una cirugía cardiovascular
CONSIDERACIONES PSICOLÓGICAS

La vuelta a casa se convierte en un momento de alegría para los padres al comprobar que su hijo se encuentra mucho mejor y que ha sido capaz de superar la intervención a la que fue sometido, así como un largo postoperatorio.

Sin embargo, aparece al mismo tiempo el miedo y la ansiedad por la responsabilidad que se les avecina. El miedo a no saber si seréis capaces de darles todos los cuidados que necesitan, miedo a encontraros ahora en casa lejos de un médico o una enfermera, la ansiedad por lograr que coma bien y vaya cogiendo peso, la necesidad de proporcionarle especiales cuidados para evitarle sofocones y disgustos para no alterarle demasiado, y así un largo etcétera de pensamientos e ideas que surgirán a borbotones de vuestra mente.

Todos esos sentimientos  que aparecen inevitablemente pueden ser un arma de doble filo, puesto que la necesidad de cuidar a vuestros hijos puede convertirse en sobreprotección. Para evitar que esto ocurra hay una serie de pautas que sería interesante que tuvierais presentes:

  • Es importante dar tiempo, atención y afecto a vuestros hijos, pero sin inmiscuirse demasiado en sus vidas, sobre todo cuando se encuentran en la pubertad o la adolescencia, ya que en esta etapa el sentimiento de identidad e independencia toma especial relevancia. Necesitarán vuestra aprobación, pero se rebelarán contra todo aquello que ellos perciban como un intrusismo en su libertad o autonomía.
  • Hay que aceptar que los hijos tienen cualidades y debilidades, e intentar proporcionarle un ambiente de confianza en el que puedan expresar libremente opiniones distintas sobre ciertos temas pero en el que nunca se juzgue al otro, fomentando siempre la autoestima y el respeto.
  • Es importante que os comuniquéis con vuestros hijos de forma abierta, clara y sincera, explicándole cuál fue el motivo de su ingreso, así como cuál es su enfermedad y las limitaciones que, en algunos casos, conlleva. No es aconsejable crear un clima de desconfianza, donde la comunicación no sea fluida y el niño no sepa la verdad de lo que ocurre. También es relevante contestar a las preguntas que vuestros hijos os hagan y no intentar posponerlas. Esta información debe adaptarse a la edad del niño siendo sencilla al principio y más desarrollada a medida que vallan creciendo.
  • Hay que escucharlos para averiguar cuales son sus necesidades, tanto materiales como emocionales.
  • Se debe fomentar su autonomía e independencia, enseñándoles también de forma clara cuáles son los límites y las normas que deben cumplir.

El hecho de que tenga una enfermedad crónica no significa que el amor y la educación que se les dé deba ser diferente a la que se les da a otros hijos.



De todas formas, si necesitáis más información sobre este asunto podéis acudir a la sección de Atención Psicológica de nuestra Asociación a través de este enlace.

 

 

APOYO

Asimismo, os recordamos que si queréis poneros en contacto con otros padres y recibir un apoyo útil podéis llamar a nuestra Asociación al número de teléfono 954 655 484. 
 


Consejos para la vuelta a casa después de una cirugía cardiovascular
NUTRICIÓN

Al principio de la vuelta a casa, algunos niños pueden seguir con dificultades para comer. Puede llevaros algún tiempo y mucha constancia establecer un modelo de alimentación regular a seguir, pero sobre todo si se trata de un bebé, es conveniente seguir una rutina.

Alimentar a vuestro bebé en un entorno tranquilo puede ser beneficioso. Es importante adoptar una postura cómoda y tenerle semi-acostado. Evitar las interrupciones innecesarias durante la alimentación y a la hora de las comidas. Intentar que no se sienta molesto durante los 30-60 minutos posteriores a cada comida para evitar que vomite mientras el estómago se está vaciando. Puede que algunos niños vomiten ciertas cantidades de forma habitual. Esto no es extraño.

Las necesidades de energía y proteínas siempre aumentan antes y después de una intervención de corazón. Si veis que vuestro bebé no gana peso adecuadamente, consultad con vuestro pediatra. Es posible que su alimentación necesite un suplemento.

Este puede ser un periodo de aprendizaje para vosotros, pero vuestra constancia se verá recompensada.

Para cuando volváis a casa, vuestro hijo puede necesitar alimentación por vía nasogástrica. En el hospital os enseñarán la técnica, cuestiones de seguridad y dónde obtener el equipo necesario.


CUIDADO DE LOS DIENTES 

Como ya hemos comentado en Corazón y Vida, el cuidado de los dientes en los niños con cardiopatías congénitas es muy importante dado que tienen un riesgo potencial de desarrollar endocarditis bacteriana.

Podéis acceder al reportaje de "A fondo" sobre este tema a través de este enlace.
 

Consejos para la vuelta a casa después de una cirugía cardiovascular
SIGNOS Y SÍNTOMAS PARA VIGILAR

Uno de los primeros síntomas de deterioro en el estado cardiaco son los cambios en la alimentación.

Es importante resaltar que una combinación de los siguientes signos debe alertaros de que puede aparecer algún problema y debéis solicitar la opinión del médico. Recordad que, si tenéis alguna duda, tenéis que acudir al momento y contactar con vuestro pediatra.


  • Cambios en la alimentación:
  1. Descenso en la cantidad de líquidos ingeridos
  2. Cansancio y somnolencia durante las comidas
  3. Sudar durante las comidas
  4. No acudir a comer
  5. Vómitos y/o diarrea
  6. Disminución en la cantidad de orina
El que sude, especialmente de noche, puede durar algunas semanas después de la operación. No os preocupéis a menos que se incremente mucho.
  • Cambio de color:
  1. Palidez 
  2. Tono azul alrededor de los labios, uñas, manos y pies (cianosis)
  3. Piel con manchas (como el mármol)
  • Cambios en el nivel de actividad
  1. Letargo/adormecimiento
  2. Irritabilidad
  • Cambios en la respiración 
  1. Aumento del ritmo, respirando muy deprisa, especialmente dormido.
  2. Ruido al respirar, gruñidos con prominencia en las costillas (se ve las costillas)
  3. Aumento del sudor
  4. Tos
  • Manos y pies fríos
  • Síntomas de resfriado
  • Problemas al darle las medicinas
  • Párpados hinchados, especialmente en la mañana
  1. También cara hinchada
  2. Genitales hinchados en niños
  3. Extremidades inferiores hinchadas en niños mayores, especialmente los tobillos
Como se ha dicho anteriormente, una combinación de los síntomas citados podría indicar que tu hijo está sufriendo un fallo cardiaco. Es mejor prevenir que lamentar, por tanto os recomendamos consultar a vuestro pediatra si esto ocurre.

Para terminar, queremos comentaros que la mayor parte de los niños que han sido intervenidos quirúrgicamente de corazón pasarán de 5 a 10 días en el hospital y se recuperarán rápidamente. En algunos casos, la recuperación será más lenta y vuestro hijo necesitará más atención en casa. 
 

Leído 12071 veces





Comentarios
La Asociación no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios.

1.Publicado por Luis ferro el 15/07/2014 05:20
No se puede creer 5 a 10 dias en el hospital yo que me operaron del corazon una operacion a corazon abirto estuve 1 mes y fue muy grabe estaba a 1% de morirme claro tenia Taponamiento Cardiaco,pero igual 1 mes dios mio claro los sinomas algo verdaderos, osea yo 1 mes y estaba palido por estar en CTI, a otra cosa despues de la oepracion que ustedes no nombraron es que te sentis muy mal x la cicatris que te dejan es horible

2.Publicado por sergio el 21/09/2014 05:16 (desde móvil)
Mi hija fue operada de cia Ostium secundum, a pecho abierto a sus 2 años y 7 meses de edad. Su recuperación fue increíble y volvimos a casa en 60 hs. Sí.... solo 2 dias y medio en el hospital a y casa...!

Hoy es una niña sana, y disfruta de su vida.

3.Publicado por ruth el 10/12/2016 22:36
Hola como están es muy interesante Lo malo de mi caso es que ya pasaron 2 años después de la operación y nosee si es que mi niña aún requerirá otra operación puesto que ella se operó de obstrucción de grandes vasos CIA CIV y estenosis pulmonar y me dijeron que posiblemente a listamos 5 años puesto que mi hija ahora tiene 3 años les agradeceré mucho al recivir una orientación

Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)