Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad

A fondo

Nota

Es fundamental que la víctima de una parada cardiorespiratoria a consecuencia de una fibrilación auricular sea atendida con un desfibrilador en el plazo máximo de 5 minutos. Dado que en el 80% de los casos esto ocurre fuera del ámbito hospitalario, sólo es posible salvar estas vidas si disponemos de una buena red de espacios cardioprotegidos con desfibriladores que puedan ser utilizados por personal no sanitario. Esta utopía está ahora más cerca de la realidad gracias a una nueva legislación de la Junta de Andalucía.



Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad
La muerte súbita cardiaca como consecuencia de una fibrilación ventricular es una de las principales causas de fallecimiento en los países desarrollados. Hasta hace poco, muchas de estas muertes eran inevitables (95%), ya que la mayoría tienen lugar fuera del ámbito hospitalario, donde las víctimas no pueden ser atendidas por personal sanitario equipado con el instrumental necesario. Hay que tener en cuenta que, a pesar de lo que hayamos visto en las películas, el único tratamiento eficaz contra la fibrilación ventricular es la desfibrilación eléctrica precoz, acompañada de maniobras de resucitación cardio-pulmonar (RCP).


Las probabilidades de supervivencia descienden entre un 7% y un 10% por cada minuto que pase desde el inicio de la fibrilación ventricular.
Las probabilidades de supervivencia descienden entre un 7% y un 10% por cada minuto que pase desde el inicio de la fibrilación ventricular.
Sin embargo, la tecnología permite a día de hoy el uso de cierto tipo de desfibriladores por personal ajeno a la profesión sanitaria y fuera de un entorno hospitalario. Son los denominados desfibriladores externos automáticos o semiautomáticos (DEA o DESA). Su uso durante los primeros minutos es fundamental para la supervivencia de la víctima de una una fibrilación ventricular. Si se aplican desfibriladores en menos de 3 minutos desde que se produce la parada cardiaca, la supervivencia aumenta un 73%, y si se hace en menos de 5 minutos, las posibilidades llegan hasta el 50%.

Aunque estos dispositivos están disponibles para su adquisición en el mercado por cualquier particular o entidad privada, su coste (entre 1.000 y 2.500 euros) no hace posible que haya un desfibrilador en cada hogar, oficina, comercio o local, público o privado. Sin embargo, en espacios con una alta concentración de usuarios o en los que se practiquen actividades de riesgo, si parece razonable exigir la colocación de estos dispositivos, ya que las probabilidades de que ocurra este tipo de accidentes es bastante alta. Resulta paradójico que, pese a que se producen muchas más muertes por esta causa que por incendios, tenemos una legislación que exige la colocación de extintores en estos locales desde hace mucho tiempo mientras que no la había para instalar desfibriladores externos automatizados.

Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad
En Andalucía, la legislación vigente obliga a la instalación de desfibriladores semiautomáticos antes del 28 de marzo de 2013 en puertos y aeropuertos comerciales, estaciones de autobuses y trenes de poblaciones de cierto nivel, estaciones de metro muy transitadas, centros comerciales, instalaciones deportivas y en establecimientos en los que se celebren o practiquen espectáculos públicos o actividades recreativas. Además, se está creando el 'Registro Andaluz de Desfibriladores Externos Automatizados', que permitirá a los profesionales de emergencias sanitarias disponer de un mapa con la locación y las características de los desfibriladores automáticos instalados en nuestro territorio, independientemente de la obligatoriedad de su instalación.


Tipos de dispositivos

Un desfibrilador externo automatizado es un aparato electrónico portátil provisto de electrodos que es capaz de diagnosticar y tratar la parada cardiorrespiratoria en adultos y niños desde 1 año de edad cuando es debida a fibrilación ventricular o a taquicardia ventricular sin pulso, restableciendo un ritmo cardíaco efectivo eléctrica y mecánicamente. La desfibrilación consiste en la emisión de un impulso de corriente continua al corazón que despolariza las células miocárdicas, pudiendo el corazón retomar su ritmo eléctrico normal.

Hay que distinguir dos tipos de dispositivos. El DEA (Desfibrilador Externo Automático), y DESA (Desfibrilador Externo Semiautomático). La única diferencia entre ambos es que los DESA piden para realizar la descarga que se pulse un botón, ya que es más seguro para el paciente y para la persona que le está ayudando, pues puede asegurarse de que en ese momento nadie toca al paciente. En España, los desfibriladores de uso público deben ser de tipo DESA. El uso de los DEA se reserva para profesionales de emergencias sanitarias.

La mayoría de estos dispositivos prestan también al usuario asistencia para realizar las maniobras de RCP correctamente, proporcionando las instrucciones necesarias mediante indicaciones luminosas y acústicas, o bien mediante mensajes de voz.

Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad

Legislación

El Decreto 200/2001, de 11 de septiembre, regulaba el uso de desfibriladores semiautomáticos externos por personal no médico en la Comunidad Autónoma de Andalucía. El 14 de febrero de 2012 queda derogado con la aprobación del Decreto 22/2012, por el que se regula en Andalucía el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su Registro (publicado en el BOJA 07/03/2012 por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía).

Según este decreto, los espacios que deben estar cardioprotegidos con equipos DESA son los siguientes:

Espacio cardioprotegido Criterio
Centros comerciales Superficie de venta > 2.500m2
Puertos y aeropuertos comerciales Todos
Estaciones de autobuses o ferrocarril Población > 50.000 habitantes
Estaciones de metro Afluencia diaria ≥ 5.000 personas
Instalaciones deportivas Afluencia diaria ≥ 500 personas
Establecimientos públicos Aforo ≥ 5.000 personas

El responsable del espacio obligado a instalar este tipo de dispositivos deberá hacerse cargo de su puntual mantenimiento y garantizar la disponibilidad de personal habilitado para el uso del desfibrilador durante todo el horario de apertura al público. Este personal debe estar formado específicamente para el uso de estos aparatos o bien ser Licenciado en Medicina y Cirugía, o Grado en Medicina, o de Diplomado Universitario de Enfermería, o Grado de Enfermería, o poseer título de Formación Profesional como Técnico en Emergencias Sanitarias.

El decreto obliga al responsable a comunicar la instalación a la Administración, pasando esta información al 'Registro Andaluz de Desfibriladores Externos Automatizados', así como el uso del dispositivo, en un plazo máximo de 72 horas. Independientemente de esta comunicación burocrática, se deberá contactar con el Servicio de Emergencias Sanitarias de Andalucía (112) antes de utilizar cualquiera de estos desfibriladores para activar el plan de emergencia interior o plan de autoprotección.

El decreto regula también el régimen sancionador, clasificando las siguientes infracciones como leves (L), graves (G) o muy graves (MG):

Infracción L G MG
Uso de un desfibrilador por persona no habilitada
No disponer de espacio ni señalizar instalación:
 - Alteración o riesgo de escasa entidad
 - Daño grave para la salud
 
 
 
No avisar antes de usar el desfibrilador a los servicios de emergencias:
 - Alteración o riesgo de escasa entidad
 - Daño grave para la salud
 
 
 
No instalación de desfibriladores adecuados (RD 2591/2009)
No comunicar la instalación de un desfibrilador o no hacerlo correctamente
No comunicar uso de un desfibrilador en el plazo de 72 horas
No garantizar el mantenimiento y conservación de desfibriladores
Reincidencia de infracción leve en los 3 meses siguientes
Incumplimiento del decreto si hay daño a las personas
Negativa a facilitar información o colaborar con Administración
Reincidencia de infracción grave en los 5 años siguientes


Programas de concienciación

Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad
PROYECTO SALVAVIDAS

Se trata de un proyecto de ámbito nacional dirigido por el Dr. Josep Brugada, director médico del Hospital Clínico de Barcelona, cuyo objetivo es es colocar a España a la altura de otros países Europeos en el conocimiento de primeros auxilios en la población no sanitaria y en la instalación de desfibriladores y productos de primera intervención de uso no sanitario.

Su forma de hacerlo es muy original y da la posibilidad a los responsables de locales o a colectivos de conseguir estos dispositivos y cursos de formación de forma gratuita. Tras cursar una solicitud, el Proyecto Salvavidas proporciona gratuitamente un pack con 500 pulseras del Proyecto, diseñadas por Kukuxumuxu, para que el responsable o el colectivo se encargue de su venta al precio de 3 euros la unidad. El dinero recaudado podrá entonces canjearse por desfibriladores externos automatizados y cursos de formación para su correcto uso. Esta organización cuenta además con un programa especial dirigido a centros escolares bautizado como "Operación Calamar" con el que los alumnos, además de formarse en primeros auxilios y convertir su centro en espacio cardioprotegido, pueden obtener dinero para su viaje de fin de curso.

Todo esto es posible gracias a que en el Proyecto Salvavidas participan muchos fabricantes de desfibriladores (Phillips, Zoll, Cardiac Science, Schiller, Samaritan...), que apoyan la iniciativa dejando los equipos mucho más económicos que su precio de mercado. Con el margen diferencial, la organización puede llevar a cabo sus actividades de formación, comunicación y producir estas pulseras.

Cabe destacar la creación por parte de este Proyecto de una web, www.sos-112.eu, y una aplicación para iPhone, SOS-112, con la que los usuarios pueden localizar los desfibriladores externos automatizados más cercanos a su posición.

www.salvavidas.eu


Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad
CAMPAÑA SOLIDARIA 'VENGA, CORAZÓN'

Se tarta de una iniciativa similar, aunque de ámbito andaluz, organizada por la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias Agrupación Andalucía (SEMES - Andalucía). Su objetivo es dotar a las administraciones públicas y entidades privadas incluidas en el proyecto de la infraestructura y formación adecuada para dar respuesta con desfibriladores semiautomáticos a los accidentes cardiovasculares de la población andaluza, creando espacios cardioprotegidos.

Cuenta también con una campaña solidaria que consiste en la venta de pulseras de silicona roja con la inscripción 'Venga, corazón' al precio de 1 euro. Todos los beneficios obtenidos por la venta de éstas se destinan a implantar espacios cardioprotegidos en aquellos lugares que lo necesiten y, por cualquier razón, no puedan sufragarlo.

www.vengacorazon.com


Desfibriladores externos automatizados, una utopía más cerca de la realidad
CAMPAÑA SAVE LIVES

Es una iniciativa de información y concienciación puesta en marcha por Philips Healthcare, uno de los fabricantes de desfibriladores externos automatizados.

Navegando por una atractiva interfaz, los visistantes de la web de esta campaña pueden informarse de la importancia de disponer estos dispositivos en espacios concurridos. Dispone además de un mapa de localización de sus dispositivos instalados, perfiles en redes sociales y un blog con gran cantidad de información relacionada con el tema y un consultorio atendido por el Dr. Juan Bautista López Messa, jefe del Servicio de Medicina Intensiva en el Complejo Asistencial de Palencia y presidente del Consejo Español de Resucitación-Cardiopulmonar (CERCP).

www.savelives.net/es-es

Conclusiones

El desarrollo de estos dispositivos y su ubicación en lugares públicos nos lleva a todos a niveles más altos en seguridad y salud pública. Cuando junto a cada extintor encontremos uno de estos dispositivos, no cabe duda de que el número de muertes por parada cardiorespiratoria descenderá drásticamente, ya que el 80% de éstas ocurren fuera de un hospital, donde sólo sobrevive 1 de cada 20 afectados.

En cuanto a la legislación aprobada recientemente en Andalucía para su regulación, hay que alabar muchas virtudes, como la obligatoriedad de la instalación de desfibriladores en lugares públicos de riesgo y la creación de un registro de estos disposivos que facilitará la localización de los mismos, no sabemos si al público en general o exclusivamente a los profesionales sanitarios. Si este registro fuese público, solucionaría el problema que se detecta en la actualidad al consultar distintos mapas de localización de dispositivos DESA, que cuentan con información muy dispar e incompleta.

Pero este decreto también tiene una cara oscura. Hay sectores críticos que lamentan la penalización del uso de estos dispositivos por el público en general. Los DESA, diseñados para ser utilizados por personas no formadas, sólo emiten una descarga en caso de que ésta sea beneficiosa para el paciente que está siendo auxiliado. No es posible que dicha descarga se administre a menos que el análisis realizado por el aparato haya detectado la fibrilación auricular. Aunque la ley obliga a que siempre esté disponible una persona habilitada para el uso de estos dispositivos, esta persona podría ausentarse temporalmente por muchas razones. Sería entonces absurdo que los transeúntes que estén presenciando el accidente tengan que permanecer impasibles viendo cómo esa persona fallece por miedo a ser sancionados por usar el desfibrilador. Esta medida parece estar más orientada a crear una nueva oportunidad de negocio para las entidades de formación que a preservar la vida de los ciudadanos.

Otro punto débil de la legislación es que trata a todos los establecimientos públicos por igual, teniendo en cuenta exclusivamente la concentración de personas, desestimando así otros parámetros que pueden aumentar las probabilidades de que se desencadene este tipo de accidentes, como la edad o la concentración de personas que padecen una cardiopatía. Así, un centro deportivo para la tercera edad o para rehabilitación de cardiópatas recibe el mismo tratamiento que uno abierto al público en general. Otro caso curioso es el de los campos de golf. Según un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburg (Pensilvania), los clubes de golf ocupan el quinto puesto en la lista de lugares en los que es más frecuente sufrir un paro cardiaco en Estados Unidos. Según se afirma en este mismo estudio: "Los campos de golf, en su misma naturaleza, suponen un riesgo muy alto para muchos de quienes los utilizan. Normalmente los jugadores acarrean un peso al que no están acostumbrados, pasan largas horas al sol sin la hidratación adecuada, caminan por pedientes acusadas, para colmo, de vez en cuando, ingieren bebidas alcohólicas y fuman algún cigarro ocasional". Según esta legislación, no es obligatoria la instalación de dispositivos DESA en estas instalaciones.

Igualmente, no se contempla la obligatoriedad de instalar desfibriladores en centros de enseñanza, pese al fuerte impacto emocional que produce en la sociedad el fallecimiento de un niño o un adolescente. Es cierto que las probabilidades de que ocurran este tipo de accidentes en los colegios es muy baja, pero ¿acaso no lo son también en el Parlamento de Andalucía? Sin embargo, eso no fue impedimento para que el lugar de trabajo de nuestros dirigentes, donde con suerte se reúne apenas un centenar de diputados, se convirtiese en 2009 en el primer espacio cardioprotegido de la comunidad.

Para finalizar, llama la atención que el decreto legisla de forma muy vertical, ciñéndose exclusivamente a las competencias de la Consejería de Salud. Se pierde así la oportunidad de haber hecho una legislación más amplia, que abordase la importancia de implantar la enseñanza de primeros auxilios y RCP en las escuelas, algo que reclaman muchos profesionales de la medicina desde hace tiempo, destacando la American Heart Association. Seguramente, si nuestros ciudadanos estuviesen instruidos en el uso de desfibriladores externos semiautomáticos desde una edad temprana, la Administración no tendría excusas para restringir el uso de los mismos a 'personal habilitado'.


Bibliografía


Leído 18219 veces





Comentarios
La Asociación no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios.

1.Publicado por José Rodríguez Alva el 06/11/2014 21:19
Tengo dos preguntas:
1. Se puede utilizar los DEA en personas con prótesis metálicas y/o con marcapasos?
2. Se deben de quitar las joyas o elementos de metal a las personas que recibirán una desfibrilación? Por qué?
Gracias por las respuestas!

2.Publicado por EMIR DARIO lAFUENTE el 05/01/2015 04:19
¿Cual es el criterio para determinar cuantos equipos deben ser colocados ?, ¿Es por m2?, ¿Distancia recorrida? o solo por ¿Tiempo?. Gracias

3.Publicado por Eduardo Morales Castro el 17/01/2015 19:59
Puede consultar el Decreto 22/2012, de 14 de febrero, por el que se regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su Registro

Dicho Decreto es el que rige en Andalucía y según su art. 3, relativo a los "Espacios obligados a disponer de desfibrilador", solo establece que "Quedarán obligados a disponer de un desfibrilador en condiciones aptas de funcionamiento y listo para su uso inmediato". Es decir, no es obligatorio disponer más que de uno por lo que no se establecen criterios para instalar más.

La normativa básica estatal sobre este tema es el Real Decreto 365/2009, de 20 de marzo, donde se establece las condiciones y requisitos mínimos de seguridad y calidad en la utilización de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos fuera del ámbito sanitario. Con dicha base normativa cada Comunidad Autónoma ha regulado este tema de una manera diferente.

4.Publicado por Javier Prado el 25/10/2015 17:43
¿No sería lógico obligar a incluirlos en lugares que no considerándose espacios deportivos de hecho sí lo son y mucho? Me refiero a parques como el de Mª Luisa donde hay una gran concentración diaria de gente corriendo y practicando otros deportes.

5.Publicado por Eduardo Morales Castro el 29/10/2015 13:32
Donde sí sería muy pero que muy lógico es que los instalasen obligatoriamente en los Centros de Enseñanza. Al menos en aquellos con cierto aforo y/o en los que exista alumnado con algún tipo de cardiopatía congénita

6.Publicado por Jose Lima Burgos el 15/12/2015 09:53
Creo que debería ser obligatorio además de poner un dea desfibrilador externo automático en sitios públicos concurridos de gente, fomentar cursos a cerca de estos dispostivos médicos que son capaces de salvar una vida en un momento determinado.
De igual modo pienso que en los colegios desde pequeños debería haber un espacio donde a los niños se les empezara a dar clases de primeros auxilios y a irse relacionando con este tipo de técnicas para empezar a concienciar de dicha importancia desde pequeños.
Un saludo.


7.Publicado por Fuente el 14/02/2017 16:28
Aunque en España el tema de los desfibriladores todavía está muy (pero que muy ;) ) verde, hay otros países dónde no es nada raro que la gente tenga un DEA en su domicilio particular o al menos en la comunidad de vecinos. Pienso que poco a poco todo tiende hacia ahí, no son caros y pueden marcar la gran diferencia entre la vida y la muerte...

Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)