Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Discapacidad orgánica, la discapacidad que no se ve

A fondo

Nota

Enfermedades genéticas como las cardiopatías congénitas constituyen la denominada 'discapacidad orgánica', una discapacidad que no se ve pero que repercute de forma decisiva en el día a día de aquellos que la padecen. Sin embargo, pese a las secuelas que conlleva la evolución de las patologías y los tratamientos intensivos que se aplican, éstas no se contemplan en el baremo de valoración de discapacidades, lo que implica considerables costes económicos y sociales para este colectivo.



Introducción

Discapacidad orgánica, la discapacidad que no se ve
Socialmente se tiene la conciencia de que la persona discapacitada es aquella que sufre movilidad reducida o una aparente falta de función psíquica. No obstante, la discapacidad no siempre puede ser detectada a simple vista.

Hay muchas personas, como los enfermos con cardiopatías congénitas, que padecen esta “discapacidad orgánica” que no se ve. Son enfermos que tienen algunos de sus órganos internos dañados, una dolencia genética no perceptible a los ojos de los demás, pero que ellos sí que la sienten y padecen, social y personalmente.

Lamentablemente, de forma sistemática se ignora la realidad de estas patologías discapacitantes, que representa para la mayoría de los afectados una situación que dificulta su plena realización e integración en el mundo que les rodea.

Las personas que sufren estas dolencias se encuentran con una desventaja añadida, ya que al no ser reconocidas en los baremos de discapacidad quedan al margen de cualquier ayuda que permitiese paliar el complicado estilo de vida al que se encuentran sometidos por padecer estas enfermedades.

Desde la Administración y la sociedad se debe velar por garantizar la igualdad de oportunidades para este colectivo, por lo que se debe fijar el establecimiento de los mecanismos y sistemas que verifiquen estas enfermedades como discapacidades reconocidas.


Desconocimiento generalizado

Por desconocimiento, se ignora la existencia de un gran número de enfermedades discapacitantes, sus particularidades y los efectos sobre la calidad de vida de los pacientes que las sufren.

Esto conlleva que los discapacitados orgánicos no sólo se encuentran con mayores obstáculos para obtener un empleo o para compatibilizar su vida cotidiana con los tratamientos a los que se tienen que someter, sino que, también, se tienen que enfrentar a la traba que supone el desconocimiento generalizado de sus dolencias.

La sociedad, en general, no está concienciada acerca de muchas de estas patologías orgánicas que causan discapacidad y sobre cómo éstas repercuten en cómo viven las personas que las padecen, así como del coste físico que resulta convivir con tratamientos tan severos, difíciles de asumir día tras día.
Discapacidad orgánica, la discapacidad que no se ve


Según declaraciones de Rosa Núria Aleixandre, senadora de CiU, 'las discapacidades orgánicas son de origen genético (...) Algunas de ellas tienen tan pocos pacientes que forman parte de las llamadas enfermedades raras. Otras, con un mayor número, como las cardiopatías congénitas, aglutinan a más de 300 diagnósticos de malformaciones congénitas del corazón. Sólo en Cataluña se estima que hay más de 30.000 personas afectadas. También hay que tener en cuenta otras enfermedades de desarrollo posterior como el Chron, la colitis ulcerosa o algunas hemofilias'.

Asimismo, no se puede obviar, el hecho de que estas enfermedades pueden derivar en discapacidades físicas, ya que los afectados pueden ser sometidos a tratamientos quirúrgicos que conlleven una afección motórica con limitaciones físicas.


Fuera del baremo de valoración

Discapacidad orgánica, la discapacidad que no se ve
El enfermo que sufre alguna de estas enfermedades está sometido a tratamientos muy intensos y agresivos desde el mismo momento en que se diagnostica la patología discapacitante. El discapacitado orgánico hace frente a un largo camino de médicos, hospitales e intervenciones durante toda su vida. Estos pacientes luchan sin descanso, con la ilusión puesta en un futuro más prometedor en el que poder compaginar su discapacidad con la realidad que les rodea y en las mejores condiciones posibles.

Pese al conocimiento que existe por parte de la medicina sobre las múltiples repercusiones que conllevan tanto la evolución natural de la patología como los tratamientos que se aplican, existe un vacío legal importante con respecto al reconocimiento de estas enfermedades como se merecen.

La discapacidad orgánica no se recoge en los baremos de valoración de discapacidades, y si se contempla, por un lado no se adapta a criterios médicos actuales ni se tiene en cuenta la realidad de los afectados con grandes impedimentos para llevar una vida normal, ya que suelen sufrir secuelas que les afectan a la hora de realizar las tareas habituales de su día a día.

Javier Font, presidente de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid (Famma-Cocemfe), afirma que 'estos deben ser motivos más que suficientes para que la Administración se decida, de una vez por todas, a incluir a las discapacidades orgánicas dentro del baremo de discapacidades'.

Evidentemente, esta circunstancia de no ser incluidas en la baremación que los determina como una discapacidad, supone un perjuicio económico y social para el colectivo afectado, ya que al no estar la discapacidad orgánica reconocida como tal, los enfermos no pueden disfrutar de las ayudas públicas que concede la administración para que su calidad de vida pueda ser cada día mejor.


Discapacidad orgánica, la discapacidad que no se ve

Esta es una importante cuestión que queda pendiente y sobre la que se está debatiendo. En este sentido ya se han movilizado CiU y otras agrupaciones políticas catalanas, Cocemfe y AACIC, entre otras.

Desde grupos políticos y asociaciones como la nuestra, Corazón y Vida, se ofrece un servicio de ayuda e información a los enfermos y sus familiares, intentando resolver la incertidumbre y posibles conflictos derivados de la enfermedad, ayundándolos a convivir con ella; actuaciones de las que se beneficia toda la sociedad.


Bibliografía:


Leído 84796 veces





Comentarios
La Asociación no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios.

1.Publicado por linda el 02/10/2011 01:27
Hola, soy estudiante de psicologia y quiero saber que otras enfermedades caen en la categoria de discapacidad organica???

2.Publicado por cristina Diaz castilla el 21/02/2016 02:46
Hola después de casi una vida sufriendo por ignorancia y con fortaleza .Podría decir que se produjo el milagro de seguir viva aunque mis ganas solo eran motivadas por mi hija de menos de 2 años y el bebé que acababa de tener .De esto hace ya 8 largos años y no puedo explicar que me duele más. El corazón, la impotencia,la incomprensión, la soledad o dar esta vida a mis hijos. Me siento tan encerrada en mi cuerpo como en esta vida injusta donde el mierda de dinero no comprende he impide sobrellevar y acumula más y más problemas a los que me veo impotente de enfrentar. Se que dejar esta vida no es una opción pero a pesar de no tener ni fuerzas para luchar hoy he dado un paso .Hablar de ello y pedir AYUDA.

Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)