Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Efectos del alcohol, el tabaco y los narcóticos en el corazón

A fondo

Nota

Todo el mundo sabe que el consumo de bebidas alcohólicas, de tabaco o de otras drogas es perjudicial para la salud, especialmente cuando se padece una cardiopatía. Lo que no es tan conocido es el por qué.



Efectos del alcohol, el tabaco y los narcóticos en el corazón
En términos generales, una droga es cualquier sustancia alucinógena o adictiva, por lo que tanto el alcohol como la nicotina pueden ser consideradas dentro de este grupo. De hecho, son las primeras drogas que consumen los adolescentes. En lo que a narcóticos respecta, el cannabis es el más consumido.

Independientemente de su tipología, estas drogas tienen graves efectos sobre la salud y, más concretamente, sobre el corazón y el sistema vascular. Es de vital importancia que los padres de niños con cardiopatías congénitas dialoguen con sus hijos para que comprendan que deben ser especialmente cuidadosos y abstenerse de consumir cualquiera de estas sustancias, ya que su tolerancia es menor que la del resto de la población sana.

En caso de estar ya 'enganchado' a alguna de estas sustancias, por muy poco que se consuma, es recomendable hablarlo con un cardiólogo de confianza, un trabajador social o un psicólogo para valorar la gravedad de la situación y conseguir ayuda si fuera necesaria.


Efectos del alcohol

Según la American Heart Association, un consumo moderado de alcohol no supone un peligro para la salud, siempre que no se combine con medicamentos incompatibles. Hablamos de moderación si no se sobrepasan un par de bebidas al día en varones o una en mujeres.


Límite de consumo diario según tipo de bebida
Hombres Mujeres
2 latas de cerveza (33cl.) 1 lata de cerveza (33cl.)
2 copas de vino (12cl.) 1 copa de vino (12cl.)
2 chupitos o combinados (3cl.) 1 chupito o combinado (3cl.)


Algunos estudios recomiendan el consumo moderado de vinos tintos por sus propiedades antioxidantes, por su contribución al aumento de la lipoproteína de alta densidad (HDL) o 'colesterol bueno' y por sus efectos anticoagulantes, que son beneficiosos para la prevención de infartos cerebrales y cardiacos. Sin embargo, la American Heart Association no recomienda beber vino ni cualquier otra forma de alcohol ya que estos beneficios pueden igualmente conseguirse con actividad física y tomando zumos de frutas y aspirina.
Efectos del alcohol, el tabaco y los narcóticos en el corazón

En lo que sí coinciden todos los científicos es en que el consumo mantenido y excesivo de alcohol puede dañar el corazón. El consumo de alcohol a largo plazo puede incrementar la presión sanguínea. Además, la toxicidad del etanol puede causar una miocardiopatía dilatata en el músculo cardiaco (el corazón se dilata y disminuye la fuerza de bombeo), provocando en el paciente síntomas de insuficiencia cardiaca. Por otra parte, hay determinadas arritmias cardiacas que también están relacionadas con el consumo excesivo de alcohol, como la fibrilación auricular.

El alcohol está especialmente contraindicado en pacientes que consumen aspirina o warfarina de forma regular, ya que la suma de sus efectos anticoagulantes podrían desencadenar un derrame cerebral, y en mujeres embarazadas, porque podría dar lugar a malformaciones congénitas en el feto, como las cardiopatías congénitas.


Efectos del tabaco

Efectos del alcohol, el tabaco y los narcóticos en el corazón
Está demostrado que el tabaco triplica el riesgo de muerte por infarto entre fumadores. Además, la combinación de nicotina y monóxido de carbono dispara la frecuencia cardiaca, puede incrementar los niveles de lípidos en sangre y perjudica a la circulación, reduciendo la cantidad de oxígeno que llega a los órganos, aumentando la presión arterial e interviniendo en la formación de coágulos en la sangre que pueden obstruir pequeños vasos sanguíneos. Esto, por no hablar de otras afecciones no cardiovasculares, como varios tipos de cáncer, impotencia sexual, infertilidad, envejecimiento de la piel y daños oculares, entre otras.

Como el resto de drogas, la nicotina causa síndrome de abstinencia, generando una inquietud que sólo se alivia consumiendo más nicotina, por lo que lo mejor es no iniciarse nunca en esta arriesgada aventura.


Efecto de otras drogas

Un narcótico o estupefaciente es una sustancia medicinal que, por definición, provoca sueño o estupor y, en la mayoría de los casos, inhibe la transmisión de señales nerviosas. Los de mayor consumo son el cannabis, la cocaína, el éxtasis, las anfetaminas y la heroína.

Quizás sean más conocidos los efectos perjudiciales de los narcóticos sobre el cerebro y el sistema nervioso, pero el corazón también sufre, hasta el punto de que su consumo puede resultar mortal para las personas que padecen cardiopatías congénitas.

Muchos son los peligros que acechan en el mundo de los narcóticos. Al tratarse de sustancias ilegales, no existe control sobre su producción. Muchas veces, se mezclan con otras sustancias (talco, herbicidas, fertilizantes...) para obtener un mayor beneficio económico. Estas sustancias pueden no ser solubles en la sangre y actuar como trombos, taponando los vasos más pequeños. En otros casos, pueden provocar una reacción tóxica. Los narcóticos que se inyectan en vena tienen un riesgo añadido: el de padecer la temida endocarditis, o infección del corazón.


Efectos del alcohol, el tabaco y los narcóticos en el corazón

En el mejor de los casos, habría que tener en cuenta los propios efectos tóxicos de cada narcótico.

Cannabis
El cannabis es la droga ilegal más utilizada en España. Sus efectos cardiovasculares dependen en gran medida de la dosis. Dosis bajas o moderadas generan taquicardia y aumento del gasto cardiaco. Dosis elevadas producen bradicardia e hipotensión. Según la Fundación Española del Corazón, el riesgo de infarto es 4,8 veces superior en los 60 minutos siguientes al consumo.

Cocaina
España es el país de la Unión Europea con más alto consumo de cocaína, y lo que es más preocupante, de mayor aumento entre el la población joven. La cocaína dispara los niveles de adrenalina hasta 5 veces por encima de su valor normal, incrementa el riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos y provoca taquicardias, vasoconstricción y elevación de la presión arterial. Según la Fundación Española del Corazón, el peligro de sufrir un infarto agudo de miocardio en personas de bajo riesgo es 24 veces superior durante los 60 minutos siguientes al consumo de cocaína.

Éxtasis y anfetaminas
Pese a no ser una droga excesivamente adictiva, los efectos del éxtasis sobre el sistema cardiovascular son similares a los de la cocaína. Tanto el éxtasis como sus derivados anfetamínicos son responsables de taquicardias, vasoconstricción y elevación de la presión arterial.

Heroína
Aunque también se consume por vía subcutánea o inhalada, las mayores complicaciones cardiovasculares son consecuencia de las infecciones asociadas a su administración por vía intravenosa. Los efectos cardiovasculares derivados de la acción farmacológica de la heroína son escasos comparados con otras drogas.


Bibliografía


Leído 29530 veces





Comentarios
La Asociación no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios.

1.Publicado por Papagno, María Cristina el 17/02/2012 15:45
Muy interesante, el contenido de éste articulo.

Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)