Jueves, 17 de Abril 2014
20:59
Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

El Deporte en las Cardiopatías Congénitas

A fondo

Nota

Tras la muerte del futbolista Antonio Puerta se ha desencadenado una mayor preocupación social por las patologías cardiacas que tienen como origen una malformación congénita. Sin embargo, expertos como el Dr. Antonio Baño Rodrigo y el Dr. Gabriel Martos Moreno opinan que en la mayoría de los casos se le debe permitir al niño cardiópata hacer deporte. Eso sí, estudiando cada caso.



El Deporte en las Cardiopatías Congénitas
Una de las mayores preocupaciones de los que tratamos habitualmente con niños cardiópatas es la indefinición de los límites de esfuerzo físico al que pueden estar sometidos sin que ello entrañe un peligro para su salud.

De todos es sabido que la práctica de ejercicio por parte de un niño sano no sólo es recomendable, sino necesaria. Sin embargo, ante el temor de causarle un daño y la responsabilidad que ello conlleva, muchas veces optamos por limitar al mínimo las actividades básicas del niño y eliminar cualquier práctica deportiva, sin tener en cuenta los avances en el conocimiento, diagnóstico y tratamiento de las cardiopatías congénitas de los últimos tiempos.

Estos avances han hecho posible una mejoría generalizada del estado físico de los niños cardiópatas, lo que les permite realizar un mayor esfuerzo físico que en el pasado, incluyendo la participación en actividades deportivas.


El niño cardiópata y el deporte

En este sentido, según exponen en un estudio el Dr. J.M. Moiño y la Dra. C. Sánchez del Hospital Maternoinfantil Vall d'Hebron, conviene resaltar que el niño cardiópata no debe ser excluido de los programas de deporte. Es más, si en los primeros años de vida hacemos que practique las experiencias motoras adecuadas, no tendrá dificultades para realizar actividades básicas, e incluso deportivas, habiendo adquirido buena coordinación motora, flexibilidad, agilidad y equilibrio.

Sin embargo, aunque en la mayoría de los casos se puede y debe permitir a los niños cardiópatas realizar algún tipo de ejercicio, es preciso que se realice previamente una valoración completa de la situación cardiovascular (que incluya una historia clínica completa, además de exploración física y exploraciones cardiológicas complementarias) con el fin de tener toda la información posible de la situación del paciente.


Valoración de la situación cardiovascular

Analizar la situación cardiovascular en la que se encuentran nuestros hijos es imprescindible para valorar, de forma individualizada, la posibilidad de que se limite su actividad física exclusivamente a la práctica de actividades recreativas o, por el contrario, pueda extenderlas al entrenamiento y la competición.

Pese a todo, conviene subrayar que la respuesta de qué es lo seguro para el paciente no es posible contestarla con absoluta precisión, y que las recomendaciones deberán basarse en el juicio del evaluador, o mejor, del equipo evaluador, así como en la experiencia y en la existencia de protocolos específicos diseñados para este grupo de población, tal y como afirman los Doctores Antonio Baño Rodrigo y Gabriel Martos Moreno, de la Sección de Cardiología del Hospital del Niño Jesús.


Clasificación de Deportes

Con el fin de establecer recomendaciones para el ejercicio físico y el deporte en niños cardiópatas, es muy útil tener en cuenta la clasificación de los deportes según la carga (baja, media o alta) estática o dinámica que posean, y las combinaciones entre ambas. También es conveniente dividir las actividades recreativas y de competición en dos grupos: poco intensas e intensas, al objeto de establecer las pautas correspondientes a cada cardiopatía. En cuanto a éstas, es útil dividirlas por grupos en benignas, leves, moderadas, y severas o graves a efectos de establecer las recomendaciones para cada momento particular.



<br>Clasificación de los deportes según la carga (establecida por Mitchell en 1994)

Clasificación de los deportes según la carga (establecida por Mitchell en 1994)


Así, en términos generales, en el niño con cardiopatía benigna no es necesaria la restricción de la actividad física ni el deporte de competición, mientras que en los niños con cardiopatías leves están permitidas las actividades recreativas, y pueden permitirse deportes de competición poco o moderadamente intensos, aunque se deberá tener en cuenta que hay que permitir al niño descansar si éste se encuentra cansado.

Los niños con cardiopatía moderada pueden correr riesgos si realizan ejercicios intensos. En ellos está permitidas las actividades recreativas poco o moderadamente intensas, y también la competición poco o moderadamente intensa si se demuestra tras una prueba de esfuerzo que no existen riesgos para el corazón y, finalmente, en los pacientes con cardiopatía grave deberá prohibirse toda actividad recreativa intensa. Se permitirán actividades recreativas poco intensas.  

Limitaciones en la actividad física y el deporte de competición según el tipo de cardiopatía. Doctores Antonio Baño Rodrigo y Gabriel Martos Moreno
Limitaciones en la actividad física y el deporte de competición según el tipo de cardiopatía. Doctores Antonio Baño Rodrigo y Gabriel Martos Moreno


Exclusión total de la práctica deportiva

Según Francisco Castro, cardiólogo infantil en el Hospital de la Arrixaca de Murcia, "sólo en determinados casos se debe recomendar la exclusión total de la práctica deportiva: pacientes con cardiopatías complejas que tengan síntomas, como fatiga; anomalías de la función contráctil del corazón; lesiones residuales graves tras la cirugía y arritmias graves o hipertensión pulmonar, que son situaciones poco frecuentes".

Castro desaconseja la práctica deportiva con riesgo de colisión, como el rugby, a los portadores de conductos artificiales, y también a quienes lleven válvulas y toman medicación anticoagulante.

En las cardiopatías con posibilidad de hipertensión arterial recomienda un estudio previo para comprobar los niveles de HTA durante el ejercicio, y alerta de que los pacientes con riesgo de síncope no deben practicar deportes que supongan un riesgo adicional a la pérdida súbita de conciencia, como motociclismo o alpinismo. Hay lesiones cardiológicas pequeñas que permiten todos los deportes.


Otras valoraciones

Para otros científicos, como el jefe de Cirugía Cardiaca Infantil del Hospital de la Paz, Fernando Villagrá, es importante extender la práctica deportiva a los niños con cardiopatías congénitas por sus beneficios, pero estableciendo los límites de seguridad: "El ochenta por ciento de los cardiópatas congénitos, bien diagnosticados, tratados y operados a su debido tiempo, pueden hacer deporte de distinta intensidad, pero es importante que los vea un cardiólogo periódicamente hasta completar el desarrollo. La mayoría se operan siendo pequeños y no podemos asegurar cómo será la evolución de una sutura hecha a un bebé de tres kilos cuando el adolescente pese sesenta".

Villagrá ha hecho hincapié en los beneficios de los programas de rehabilitación para cardiópatas, que pueden comenzar durante la hospitalización. "Esa actividad mejora el metabolismo y mitiga los problemas psicológicos que las limitaciones de su patología causan en los más jóvenes, favoreciendo las relaciones sociales".


Unidades de Rehabilitación Cardiaca en Andalucía

Tal y como apunta Fernando Villagrá, los programas de rehabilitación para cardiópatas pueden ser muy beneficiosos. Estos programas se llevan a cabo en las Unidades de Rehabilitación Cardiaca, cuyo objetivo literal es realizar el tratamiento rehabilitador que precisan aquellos pacientes que han sufrido enfermedades cardiovasculares fundamentalmente del tipo de la cardiopatía isquémica (angina de pecho e infarto de miocardio), aunque también pueden beneficiarse aquellos que padecen cardiopatías congénitas.

La rehabilitación cardiaca ha demostrado ser, según la OMS, una terapia idónea capaz de mejorar física, social y psicológicamente al paciente, favoreciendo su integración en la comunidad en el menor tiempo posible y con una buena calidad de vida.


El Deporte en las Cardiopatías Congénitas
El problema es que en Andalucía existen muy pocos centros con este tipo de instalaciones. No en vano, recientemente, los conferenciantes del  XLII Congreso de la Sociedad Andaluza de Cardiología han reclamado más centros de este tipo. Si se quiere ofrecer una buena rehabilitación cardiovascular en Andalucía, es necesario que, como mínimo, en cada provincia haya una unidad, según contemplan los planes de la administración autonómica. En la actualidad funcionan sólo cinco: Hospital de Valme, Virgen del Rocío y Macarena (en remodelación) en Sevilla; Virgen de las Nieves en Granada y Virgen de la Victoria en Málaga. El resto de las provincias no tienen.


Conclusión

Tal y como expone el Dr. J Ricardo Serra Grima, del Servicio de Cardiología del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, las limitaciones para el ejercicio físico en niños con cardiopatía son, actualmente, menos rigurosas debido a que se dispone de medios diagnósticos más precisos para definir el grado de afectación. La actitud del médico muy restrictiva con respecto a la actividad física tiene, con frecuencia, efectos psicológicos desfavorables para el niño, en su relación social y ámbito familiar.

En la mayoría de los casos se puede y debe permitir al niño cardiópata la realización de algún tipo de ejercicio, aunque las recomendaciones sobre éste deberán ser realizadas de forma individualizada por el cardiólogo. Tanto el niño como sus padres y profesores deberán estar debidamente informados, permitiendo que el niño interrumpa el ejercicio siempre que se presente fatiga u otros síntomas relacionados con el mismo.

Leído 9664 veces











L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Bankia Fundación C&A Plan Avanza. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Unión Europea Consejería de Economía, Innovación y Ciencia. Junta de Andalucía


Asociación Corazón y Vida
C/ Castillo Alcalá de Guadaira, 3- 6ºD
41013 Sevilla
954 655 484

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)