Domingo, 21 de Diciembre 2014
21:51
Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

El cuidado dental en los niños con cardiopatías congénitas

A fondo

Nota

Unos dientes sanos son importantes para todos los niños, pero en el caso especial de nuestro hijo, que padece una enfermedad del corazón, es todavía más importante. Si los gérmenes que conviven normalmente en la boca consiguen pasar a la sangre, pueden llegar a su corazón, un corazón que debido a su malformación es más fácil de infectar que un corazón sano.



El cuidado dental en los niños con cardiopatías congénitas
Según la Fundación Menudos Corazones, recientes estudios comparativos entre niños sanos y niños con problemas de corazón han demostrado que los padres de los niños con problemas de corazón dan menos importancia y prestan menor atención al cuidado de los dientes que los padres de los niños sanos. Unos resultados muy preocupantes si tenemos en cuenta que unos dientes sanos en niños que padecen una enfermedad del corazón es todavía más importante que en los niños sanos.

Si los gérmenes que conviven normalmente en la boca consiguen pasar a la sangre, pueden llegar a su corazón. La infección en el corazón, llamada "endocarditis infecciosa" es una enfermedad muy grave que requiere tratamiento ingresado en el hospital con antibióticos durante muchos días. Esta es la razón por la que debémos tener un especial cuidado en mantener su boca limpia y sana.

Para evitar este tipo de infecciones indeseadas y sus consecuencias, la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas recomienda una serie de sencillos consejos:

Limpieza de dientes. Hay que lavarse los dientes correctamente después de cada comida. En niños muy pequeños, cuando empiezan a salirle los dientes (entre 6 y 16 meses de edad) se recomienda limpiar la boca una vez al día con una gasa mojada en agua. La mejor hora es antes de meterlo en la cama por la noche. Cuando ya vaya teniendo más dientes (2 años) hay que usar el cepillo de dientes blando especial para niños, y sois vosotros, los padres, los que tenéis que encargaros de la limpieza, y ayudar al niño hasta que sepa hacerlo solo (7 años de edad). Cuando el niño es mayor, ya puede usar el hilo dental para completar la limpieza de los dientes.

Flúor. Es mejor usar una pasta de dientes fluorada, pero poca cantidad (como el tamaño de un guisante). Es importante enseñar al niño a escupir la pasta, porque tragar mucho flúor es malo para él. Mientras el niño no sepa escupir la pasta y se la trague, ésta será sin flúor. Todos los niños necesitan flúor para prevenir las caries. Generalmente, el agua que bebemos del grifo ya lo lleva, pero debéis aseguraros de ello preguntándole a vuestro dentista. Si el agua que bebéis no lleva flúor (0.6 ppm) podéis dárselo en pastillas, pero aseguraros que no es demasiado, pues también sería perjudicial.

Alimentación. Tenéis que elegir comidas que no tengan mucho azúcar. Recordad que frutas y verduras son mejores que caramelos y galletas. Es mejor que los niños coman pocas chucherías y caramelos, pero si alguna vez lo hacen, es muy importante limpiarse los dientes después. También se deben evitar bebidas azucaradas, como zumos y refrescos. Es mejor enseñarlos a beber agua.




El cuidado dental en los niños con cardiopatías congénitas
Biberones y chupetes. No hay que acostumbrar al bebé a irse a la cama con un biberón, pero si lo necesita, usad un biberón de agua o manzanilla sin azúcar. La leche, los zumos y las bebidas dulces como los refrescos tienen azúcar, y beber un biberón con estos líquidos, a la larga provocan caries. No se puede usar el biberón para callar al niño como un chupete. El niño debe comer en sus horas. Si usa chupetes, nunca se untará en dulces (azúcar, miel, leche condensada...) ya que esto es una causa muy frecuente de caries en los niños. Alrededor del primer año ya deberíais enseñar al niño a beber en un vaso y dejar el biberón.


El dentista. Es muy importante que tu dentista conozca el problema de corazón de tu hijo. Consúltale cuándo es el mejor momento para llevar al niño a su primera revisión. Generalmente, el dentista (o al menos su pediatra) querrá ver a vuestro hijo entre los 1 y 2 años. En esta vista el dentista hará una revisión general de los dientes del niño y os aconsejará sobre cómo mantener una boca sana. Un niño como el nuestro, con problemas de corazón, debe ser revisado por el dentista, al menos, dos veces al año. Es posible que el dentista os aconseje hacer sellados en los dientes del niño, que es poner un material plástico en los dientes para endurecerlos y protegerlos. Esto se hace en las muelas, a partir de los 6 años, y es como una barrera que protege al diente de las infecciones.



El cuidado dental en los niños con cardiopatías congénitas
Otros estudios

Tal y como señalábamos al comienzo de este artículo, el cuidado de los dientes para prevenir las enfermedades dentales es importantísimo en los niños con problemas de corazón, más aún si cabe si se tiene en cuenta que, además, hay autores que afirman que han hallado un número más alto de caries en pacientes con cardiopatías cianóticas que en niños sanos.

Un estudio titulado "Índice de caries dental en pacientes pediátricos con cardiopatía" llevado a cabo por diversos expertos (Dr. Eduardo de la Teja Ángeles, Dra. Antonia Cadena Galdós, Dr. Alfredo Bobadilla Aguirre, Dr. Alberto García Suárez) viene a señalar que el índice de caries dental niños con cardiopatía es más alto que el de pacientes con otras patologías como diabetes mellitus y síndrome de Down, incluso comparado con datos de otros países.

Precisamente este estudio señala que "urge implementar un programa de prevención en estos pacientes y concienciar a los padres sobre la importancia de la salud bucal en niños con cardiopatía, ya que una higiene deficiente y una salud bucal deplorable aumentan el riesgo de complicaciones cardiológicas".

"Este programa -concluyen- debe instruir en cuanto a la higiene, consejo dietético y frecuencia de revisiones periódicas para control y aplicaciones tópicas de flúor, de acuerdo a la edad del niño. En los niños con cardiopatía que tienen caries, es importante realizar el saneamiento básico a través de la rehabilitación bucal".

Leído 9512 veces





Comentarios
La Asociación no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios.

1.Publicado por lopez el 22/06/2008 23:09
muy bueno sigan sacando temas relacionados con la estomatologia

2.Publicado por Lilo el 13/07/2008 00:56
Muy buen material. Los felicito








L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Próximos eventos:

Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Bankia Fundación Cajasol Cuatrogasa Ecosistem Copiers Plan Avanza. Ministerio de Industria, Turismo y Comercio Fondo Europeo de Desarrollo Regional. Unión Europea Consejería de Economía, Innovación y Ciencia. Junta de Andalucía


Asociación Corazón y Vida
C/ Castillo Alcalá de Guadaira, 3- 6ºD
41013 Sevilla
954 655 484

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)