Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Endocarditis infecciosa (EI)

A fondo

Nota

Los niños con una cardiopatía congénita son más propensos que el resto a contraer una endocarditis, que es la infección de la membrana que recubre internamente las válvulas y cavidades del corazón. Aunque aún hay muchos padres que opinan lo contrario, la higiene bucal es un factor clave para su prevención, ya que la boca es una fuente de estas infecciones.



¿Qué es la endocarditis infecciosa?

Endocarditis infecciosa (EI)
La endocarditis infecciosa (EI) es una enfermedad en la que uno o varios microorganismos infectan el endocardio, una membrana que recubre internamente las válvulas y cavidades del corazón.

Los principales microorganismos que la producen son bacterias, aunque también lo hacen hongos y virus. Sea cual sea el agente patógeno, llega al endocardio a través del torrente sanguíneo, al que accede habitualmente a través de la piel, las vías respiratorias y la cavidad bucal.


Factores de riesgo

Los niños que padecen una cardiopatía congénita tienen más riesgo de contraer este tipo de infecciones, porque sus corazones tienen normalmente superficies más rugosas, dispositivos implantados o cicatrices que facilitan que los gérmenes se instalen y proliferen. Además, a estos niños se les suele intervenir quirúrgicamente, por lo que existe el riesgo de que se introduzcan bacterias en su torrente sanguíneo. En estos casos, sus defensas naturales no siempre pueden evitar la infección sin la ayuda adecuada.

Otros factores de riesgo, más propios de adultos, son la cirugía dental, el debilitamiento de las defensas o el consumo intravenoso de drogas.


Síntomas y complicaciones

Hay muchos tipos de endocarditis infecciosa. Según la agresividad del microorganismo que la esté causando, los síntomas pueden ser más o menos agudos o repentinos.

El síntoma más frecuente es la fiebre, aunque no muy alta. Puede ir acompañada de debilidad, fatiga, escalofríos, malestar general, pérdida de apetito y de peso, dolores musculares y cefaleas. En la mayoría de los pacientes se aprecia un soplo cardíaco, pero este síntoma ayuda poco en el caso de niños con cardiopatías congénitas, que suelen presentarlo habitualmente. Son menos comunes los síntomas digestivos, como náuseas o dolor abdominal.
Endocarditis infecciosa (EI)

Las principales complicaciones que pueden derivarse de una endocarditis infecciosa son los coágulos sanguíneos, que se desplazan por las arterias hasta a otros órganos (cerebro, riñones, pulmones...), la insuficiencia cardíaca congestiva, las arritmias o la extensión de la infección a otros órganos, como el cerebro (abscesos cerebrales), el hígado (ictericia) o los riñones (glomerulonefritis).


Diagnóstico

Las pruebas diagnósticas que se realizan son principalmente:

  • Hemocultivos: extracción de sangre para averiguar si las bacterias están presentes en el torrente sanguíneo y, en caso afirmativo, de qué tipo son.

  • Serologías: otras analíticas para determinar algunos tipos de bacterias.

  • Ecocardiograma: para valorar si hay lesiones propias de endocarditis y otras alteraciones.

  • Otras pruebas como radiografía de tórax y electrocardiograma.

Para diagnosticar la endocarditis se suelen utilizan los criterios de Duke. Este método clasifica los indicios de padecer esta infección en 'mayores' y 'menores'. Ejemplos de criterios 'mayores' son los hemocultivos positivos o las evidencias de alteraciones del endocardio en el ecocardiograma. Ejemplos de criterios 'menores' son la presencia de factores de riesgo, como las cardiopatías congénitas, la aparición de fiebre o la existencia en la serología de microorganismos asociados a la endocarditis. Para poder dar el diagnóstico deben darse dos criterios mayores, o bien uno mayor y tres menores, o si no, al menos cinco menores.


Tratamiento

Endocarditis infecciosa (EI)
Esta enfermedad ha de tratarse en un medio hospitalario, donde se le administrarán al niño, por vía intravenosa y durante unas seis semanas, antibióticos específicos para el tipo de bacterias que esté provocando la infección.

Cuando el tratamiento se aplica de forma precoz y el paciente es tratado por todos los especialistas necesarios, los resultados son muy satisfactorios. Si no es así, puede ser preciso recurrir al tratamiento quirúrgico y al de las complicaciones.


Prevención

Ya hemos dicho que las intervenciones quirúrgicas facilitan la entrada de microorganismos al torrente sanguíneo. El riesgo de que un niño con una cardiopatía congénita padezca una endocarditis bacteriana como consecuencia de una operación se reduce bastante si se toman previamente las dosis adecuadas de antibióticos específicos.

También es importante mantener una higiene bucal adecuada, ya que una boca mal cuidada, con caries o infecciones de encías, suele ser fuente de infecciones que pueden pasar al torrente sanguíneo, y de ahí al corazón. Por eso es fundamental que los padres de niños con cardiopatías congénitas comprendan que no por visitar al dentista o hacer limpiezas bucales su hijo está en peligro de padecer endocarditis, sino todo lo contrario. Lo que de verdad es un riesgo es tener una mala salud dental.
Endocarditis infecciosa (EI)

Los niños con esta afección deben tener un buen cuidado de sus dientes, lavándolos correctamente, usando seda dental y siguiendo todas las indicaciones de su dentista. Además, el odontólogo podrá recetarle antibióticos si fueran necesarios.

Se recomienda tomar mestas medidas de prevención en prácticamente todos los niños con cardiopatías congénitas. En esta web ya publicamos otro artículo que tarta el tema más en profundidad.


Bibliografía

V Jornada Andaluza sobre Cardiopatías Congénitas Corazón y Vida
Dr. José Luis Gavilán Camacho
Sección de Cardiología Pediátrica de Hospital Infantil Universitario Virgen del Rocío. Sevilla

- 'Profilaxis de la endocarditis bacteriana'

Dra. Carmen Olivera Avezuela, Dr. Simón Lubián López.
Sección de Cardiología Pediátrica del Hospital Puerta del Mar. Cádiz.

- Endocarditis Infecciosa. Tratamiento y Profilaxis

Wikipedia
- Endocarditis


Leído 6765 veces





Comentarios
La Asociación no se hace responsable de las opiniones expresadas por los usuarios.

1.Publicado por Adrián el 19/07/2011 13:55
Muy buenas. Me ha interesado el artículo porque recientemente el dentista me dijo que tenía algo de gingivitis. Al principio no le di demasiada importancia pero el dentista me comentó que podría tener incidencia hasta en el corazón. El caso es que el mismo, además del tratamiento, me recomendó que usase una pasta de diente especilizada (Parodontax). Os dejo el enlace a su web porq explican mucho sobre todo esto; http://parodontax.es/ Por probar, no??? Aconsejáis algún producto vosotros? Gracias y enhorabuena por el artículo

2.Publicado por Corazón y Vida el 20/07/2011 09:38
Gracias por participar en nuestra página. Anotamos el enlace que nos señalas.

Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)