Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Investigan cómo distinguir a los pacientes que se beneficiarían de llevar un desfibrilador de los que no

Corazón al día

Nota

Un grupo del Instituto de Investigación de Ingeniería en Aragón (I3A), de la Universidad de Zaragoza, estudia el riesgo que implica sufrir una muerte súbita cardíaca. Entre los objetivos de su trabajo figura una mejor identificación de los pacientes que realmente pueden beneficiarse del implante de un desfibrilador



Investigan cómo distinguir a los pacientes que se beneficiarían de llevar un desfibrilador de los que no
Una de las líneas de investigación del grupo BSICoS del Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A de la Universidad de Zaragoza y el CIBER-BBN es el análisis de la señal electrocardiográfica (ECG) para evaluar el comportamiento eléctrico del corazón y proponer marcadores de riesgo cardiaco. Se trata de un análisis útil porque, a partir de una medida no invasiva y simple de obtener, como es el electrocardiograma, se pueden predecir riesgos altos de sufrir eventos arrítmicos que podrían derivar en muerte súbita cardiaca (MSC) y, en función de ello, diseñar terapias.

La muerte súbita cardiaca puede evitarse implantando desfibriladores en el corazón que sean capaces de realizar automáticamente una descarga eléctrica cuando estos eventos ocurren. Sin embargo, es difícil distinguir a los pacientes que de verdad se beneficiarían de llevar un desfibrilador de los que no. Estudios recientes muestran que sólo un desfibrilador implantable de cada 18 activa sus funciones de desfibrilación alguna vez, por lo que es muy conveniente identificar mejor a los pacientes que realmente pueden beneficiarse de este implante.

El estudio permitiría distinguir a los pacientes con insuficiencia cardiaca crónica que podrían beneficiarse en mayor medida de llevar un desfibrilador implantable (pacientes con riesgo a sufrir un episodio de muerte súbita cardiaca) de aquellos que deberían ser dirigidos a otros tratamientos o medidas preventivas (fallo mecánico crónico), e identificar también aquellos que no presentan riesgos a medio plazo, con las ventajas económicas que ello también supondría para los sistemas de salud.

Este trabajo, realizado por Julia Ramírez, Ana Mincholé, Pablo Laguna y Esther Pueyo ha recibido este año dos reconocimientos internacionales.

Fuente: Universidad de Zaragoza

Leído 300 veces





Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)