Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

'Los cambios en el campo de la Cirugía Cardiovascular han sido espectaculares'

Hablamos con...

Nota

Carlos A. Infantes Alcón, jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla.



'Los cambios en el campo de la Cirugía Cardiovascular han sido espectaculares'
El próximo mes de mayo de 2009, el Dr. Infantes Alcón se jubilará del Sistéma Público de Salud, dejándo el Servicio de Cirugía Cardiovascular del Virgen Macarena en manos de un equipo de gran calidad profesional, técnica y humana, del que se siente especialmente orgulloso.

Su formación, su dedicación, su compromiso con la gestión por encima de ideologías, su entrega en la difícil, aunque no menos gratificante tarea de formación de residentes y su exquisita atención a sus pacientes han sido referentes a lo largo de su carrera profesional que bien le han valido su cargo.

Ahora, a menos de un año de su merecido descanso, nos brinda esta entrevista en la que comparte con nosotros su perspectiva sobre varios asuntos de gran interés para nuestro colectivo, dejándo abierta una puerta a una más estrecha colaboración con la Asociación en el futuro. Tomamos buena nota de su ofrecimiento.

 
 


Han pasado nada menos que cuarenta años desde que se licenció en Medicina en la Universidad de Sevilla. Después de tanto tiempo, ¿qué sensación deja en su "corazón" despedirse del ejercicio de esta profesión en el sector público?

Tengo la sensación, que, por otra parte es seguridad, de haber sido una persona muy afortunada: elegí la profesión que quise, me forme en la especialidad que de niño ya anhelaba: "tocar el corazón" y he tenido a mi alcance grandes profesionales de los que he aprendido. De ellos, tres han sido mis maestros y amigos:
 

  • el Dr. Ramiro Rivera, en la disciplina, autoexigencia, gestión y relaciones interprofesionales. No es posible concebir un Servicio con éxito sin una buena gestión o una buena capacidad de relación interprofesional.
     
  • El Dr. Robert D. Wuerflein, en la técnica quirúrgica. Cirujano habilidoso, espectacular y perfeccionista, me transmitió elegancia, racionalización de las técnicas y sentido de autocrítica: "Lo más importante en cirugía es no cometer errores. Lo segundo, si se cometen, reconocerlos a tiempo". Otro aserto suyo: "En la cirugía cardiaca hay sistemática, no rutina".
     
  • Por último, el Dr. Wiliams W. Angell, investigador incansable, siempre buscando las respuestas a las preguntas que se hacía por cientos, me enseño a pensar el "lo posible" y buscar el camino para conseguirlo.
 
Desde que me incorporé al Hospital Universitario Virgen Macarena, he contado con un grupo de profesionales que, con generosidad sin limites, han contribuido a la creación de lo que hoy es el Servicio de Cirugía Cardiovascular., adaptándose a las técnicas importadas, dedicando horas sin final a la vida hospitalaria, contribuyendo sin egoísmos a incrementar el prestigio del Servicio, sin importarle que los aplausos se dirigiesen prioritariamente a una persona: Doctores Triviño Marín, Jiménez Moreno, Contreras Ayala, Font Cabrera, Pastor Morales, Pérez Duarte, García Corrales... Y después, la nueva hornada de alumnos, que seleccionados por su calidad, se han incorporado para recibir el testigo de los mayores... Hablaremos de ellos.

Por tanto, mi sensación en la retirada es la de haber cumplido la etapa más importante de mi vida; la sensación de haber procurado estimular  a los que siguen. Por otra parte, el convencimiento de que podría haber hecho más y mejor, pero con la tranquilidad de que he dado todo lo que he podido y sabido. Algo de nostalgia habrá, pero estoy convencido de que mis relevistas me permitirán de vez en cuando acudir a mi hospital para verles actuar en un quirófano, asombrarme de su capacidad y aplaudir sus éxitos.
 
Tras tantos años de dedicación se ha convertido en un especialista excepcional en Cirugía Cardiovascular. ¿Contempla el Sistema de Salud Pública Andaluz algún mecanismo que le permita asesorar a los especialistas que continúen su labor tras su jubilación?

Siento no estar de acuerdo con el calificativo de excepcional. Creo haber sido un buen profesional, como hay y ha habido muchos en nuestra comunidad Andaluza. Se me ha tratado muy bien por parte del Sistema Sanitario, se me ha proyectado a la Sociedad, se nos ha dotado de medios... Especialmente en esta última etapa de diez años, ante un sistema de gestión innovador, agresivo y provocador, se me ha concedido todo lo que he pedido: quirófanos, incentivos profesionales y económicos, libertad de organización, flexibilidad sin anarquías... bajo una condición: "haz rentable todo lo que pidas o perderás tu credibilidad". Y ese sí que es un estímulo, pues ante el reto, todo el equipo se ha crecido y el resultado ha saltado a la vista.

En relación a los mecanismos de colaboración post jubilación, el Sistema Sanitario Público Andaluz contempla varias posibilidades de colaboración adicional: Prolongación de vida profesional activa, condición de "Emérito" con dedicación prioritaria a docencia e investigación, asesoría en cuestiones puntuales en las distintas Agencias de nuevas tecnologías, docencia, investigación.

Debe darse la premisa de que el profesional interese al Sistema. En general, el profesional es proclive a mantener algún tipo de relación con lo que ha sido su vida, aunque la decisión lógicamente es individual.

Desde los años 70 hasta hoy día debe haber cambiado mucho el campo de la Cirugía Cardiovascular. ¿Qué cambios le han parecido los más revolucionarios?

Los cambios han sido espectaculares, aunque si los comparamos con los que la propia Sociedad Civil ha realizado en este mismo período de tiempo, son muy paralelos: La Sociedad quiere bienestar, calidad de vida, ausencia de dolor, acepta la muerte, pero no tanto la dependencia y la incapacidad...

En la especialidad, hemos pasado de la edad media de 47 años para pacientes de cirugía cardíaca, prioritariamente varones, con problemas derivados de la enfermedad reumática, a la media de 68 con problemas derivados de enfermedad degenerativa por vejez, ausencia de enfermedad reumática, incremento de la enfermedad coronaria, igualdad de sexos en la indicación quirúrgica, aceptación de riesgos en un análisis racional de la problemática por personas que en los setenta casi no sabían leer o escribir...

Y en la técnica: cirugía coronaria sin parar el corazón, reparaciones valvulares como técnica prioritaria para evitar la sustitución valvular y la dependencia de los anticoagulantes, reparaciones de defectos congénitos por vía endovascular, sustituciones de válvulas cardiacas sin parar el corazón en pacientes octogenarios, robótica aplicada a la cirugía más delicada...

La Sociedad lidera el cambio y las exigencias. La industria, la tecnología y los profesionales nos adaptamos. El que los hace más rápido, más racional, más consecuente con el binomio coste (social) / beneficio (social) es el líder. Pero ser el líder no es un fin en si mismo, es una consecuencia de la actitud ante los problemas y los retos.

Se dice que por sus manos han pasado más de 4.000 corazones. Son muchas las personas que le han confiado su vida. ¿Cómo consigue cargar con esta responsabilidad y, a la vez, mantener la templanza que exige su trabajo?

El cálculo se queda bastante corto. Sólo en Sevilla llevamos más de 10.000 operaciones a corazón abierto, de las que, de forma directa, como cirujano o como monitor de residentes o profesionales menos experimentados, he participado al menos en el 50%, además de la práctica durante cinco años en Madrid, los años en California, Inglaterra, Canadá... pero el número no es lo más importante. Se aprende más ayudando a un residente que haciendo la cirugía uno mismo. Un monitor de autoescuela mantiene más atención y concentración en su trabajo cuando enseña que cuando conduce su propio vehículo. Enseñar es muy duro. A veces decimos que al ayudar a un residente hemos hecho "Puenting" por la cantidad de adrenalina que segregamos.

La templanza se adquiere con los años y con el convencimiento de que dominas la situación. Es importante hacer por cada caso todo lo posible, tanto en preparación de la estrategia quirúrgica, disponibilidad de material, colaboraciones necesarias por parte de otros profesionales (ecocardiografía intraoperatoria, por ejemplo) que aseguren el éxito de la intervención. Si todo esto se ha hecho de forma adecuada, la tensión emocional es puntual en el quirófano en los momentos cruciales de la intervención: comprobar hemorragias de puntos difíciles, reiniciar la actividad de un corazón parado durante dos horas, etc. No trasnochar, descansar adecuadamente, vida sana y algo de deporte son buenos complementos para la estabilidad.

Ahora que un profesional de su talla nos deja, díganos, ¿nos quedamos los andaluces en buenas manos?

Afortunadamente, no me echarán de menos, y permítame que me arrogue ese mérito. Estaré encantado de que se considere que he hecho todo lo posible por dejar un equipo con calidad profesional, técnica y humana para que ningún andaluz considere que tiene que visitar Madrid, California o Suiza para conseguir una buena asistencia.

Encontrarán a los Doctores Barquero Aroca, Araji Tiliani, Velásquez Velázquez o García de la Borbolla. Formación integra, dedicación completa, afición sin limites, grandes profesionales que maduran día a día: Excelentes profesionales y... con Vocación.

Sin embargo, habrá cambios. Pasaremos de buscar a Don... fulano, carismático él, conocido él, seguro de si mismo él, a confiar en el grupo de profesionales coordinados, formados, profesionalizados (Vocación o profesión) que resolverán los problemas. La Sociedad está preparada para este cambio. Lo demanda, lo exige. Quiere Instituciones que aseguren un buen funcionamiento, quiere profesionales pero no "Divos", quiere soluciones técnicas, no confianzas ciegas.

El Sistema Sanitario Público ha propiciado el cambio. Los Jefes de Servicio, si mantenemos una posición no es a base de un nombre, sino de ejemplo: las 8 de la mañana son las 7:30, la hora de salida es cuando se termine, la implicación en la gestión tiene que ser incondicional, el compromiso con el Sistema esta por encima de ideologías...

Al finalizar la carrera, se trasladó al extranjero para realizar la especialidad de Cirugía Cardiovascular. ¿Haría la misma elección hoy día o cree que existen en España centros universitarios de prestigio internacional?

El sistema de enseñanza de especialidades médicas en España, Sistema MIR, ha demostrado ser el mejor sistema de formación para un País en su momento. Evitó la emigración continua de la que muchos profesionales no volvían al alcanzar una buena formación en el extranjero y, por ende, contratos y estabilidad.

Hoy, el sistema MIR esta muriendo debido a los mismos factores que propiciaron su éxito: al no hacer necesaria la salida forzosa a otros países, ha provocado una endogamia no sólo nacional, sino también regional. Con las cuotas por Comunidades Autónomas, los Andaluces se forman mayoritariamente en Andalucía, los Gallegos en Galicia, los Extremeños en Extremadura... se evita la competitividad, pues los servicios se nutren de nuevos profesionales formados en sus propias filas, que no tienen tendencia a la movilidad geográfica por ser de la región o incluso de la propia ciudad donde hacen el MIR.

Por el contrario, profesionales perfectamente formados, con varios idiomas, bien relacionados, competitivos, no anclados a un estereotipo de vida local, ambiente familiar, etc. son rechazados al obligárseles a una criba de selección a través de la Comisión Nacional de Especialidades Médicas (comisión a la que he pertenecido durante 15 años), en una postura que hoy considero un error.

Escasos son los profesionales que hoy pueden dar una conferencia en Inglés o que tienen amigos de períodos de formación en otros países que les permitan visitas periódicas o intercambio de técnicas e información. ¿Se suple esta carencia con las publicaciones, vídeos "on line" o conferencias en vivo?. Pienso que no. Fortalecer la competitividad, estimular la movilidad, promover la inquietud, son carencias actuales del sistema que hemos provocado entre todos y que exigen una corrección inmediata.

Si tuviese que comenzar de nuevo mi formación, haría este análisis, y me marcharía de nuevo fuera de España. Sin ninguna duda.
 
¿Conoce la Asociación Corazón y Vida? ¿Cómo valora el papel de este tipo de asociaciones en la sociedad?

Sí, la conozco. Principalmente a través de pacientes que siempre han manifestado la gran ayuda que desde el punto de vista psicológico ha supuesto su pertenencia a este grupo o su relación con él. Orientación sobre problemas específicos, poder compartir con otros padres la problemática de sus propios hijos, poder transmitir confianza a otros, conocimiento sobre sus propias enfermedades.

Siento que no se nos implique más a los profesionales que estaríamos dispuestos a dedicar tiempo a este tipo de actividad, muy especialmente cuando el tiempo empieza, por biología, a ser más difícil de ocupar. Estoy a su disposición.

Leído 4578 veces





Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)