Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas

A fondo

Nota

La aparición en los años 80 de la Ecocardiografía 2D con técnica Doppler desplazó el uso del Cateterismo como método más utilizado para el diagnóstico de las enfermedades del corazón. Este cambio de una técnica de alto riesgo por una totalmente inocua supuso una gran revolución en la detección de las enfermedades cardiovasculares y un avance asombroso en la calidad de vida de aquellos que las padecen.



Introducción

Gracias a nuestra página web, hemos podido acercar a nuestros asociados y lectores al conocimiento detallado de las cardiopatías congénitas, su clasificación, sus variantes más frecuentes, sus métodos de diagnóstico y su tratamiento.

Toda esta información se encuentra disponible en nuestra sección 'Cardiopatías Congénitas', bajo los epígrafes ¿Qué son las cardiopatías congénitas?, Clasificación, Tipos, Técnicas de diagnóstico y Tratamientos.

Con este reportaje, extraído de esta sección, pretendemos dar a conocer a nuestros lectores la gran cantidad de métodos de diagnóstico que permiten en la actualidad detectar cardiopatías congénitas.

A continuación, explicamos paso a paso cuáles son los procedimientos más utilizados, cómo funcionan y qué puede esperar un paciente de la realización de cada prueba.


Cateterismo

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
El Cateterismo consiste en la introducción de un tubo largo y delgado (catéter) por una arteria o vena de la pierna o del brazo hasta llegar al corazón. Según el tipo de estudio que el médico haya indicado, pueden realizarse diferentes procedimientos durante una cateterización cardíaca, como inyectar un colorante por el catéter para ver el corazón y sus arterias (angiografía), o enviar impulsos eléctricos por el catéter para estudiar las irregularidades de los latidos del corazón (estudios electrofisiológicos).

Para la preparación de la prueba, generalmente se indica al niño que no coma ni beba nada después de la medianoche anterior al estudio y se suele suspender la medicación temporalmente, especialmente si se están administrando anticoagulantes o antiplaquetarios.

Al niño, que permanecerá tumbado en una camilla durante la prueba, se le colocarán sobre el pecho pequeños discos de metal (electrodos). Estos electrodos tienen cables que se conectan a un electrocardiógrafo, una máquina que monitoreará su ritmo cardíaco durante la realización del estudio.

Para prevenir las infecciones, se le limpiará la zona de la pierna donde se introducirá el catéter y la zona del brazo donde se le inyectará un sedante para que no sienta molestias durante la intervención.

Una vez sedado, se practicará una incisión en la pierna para introducir cuidadosamente el catéter en la arteria que llega al corazón. Una vez allí, el médico podrá poner en práctica varias pruebas de diagnóstico, como una angiografía o un estudio electrofisiológico, ambas descritas anteriormente.

Finalizadas las pruebas, se retiran el catéter y la vía con el sedante y se taponan ambas heridas con una venda para que no sangren. Se lleva entonces al niño a una sala donde reposará hasta que desaparezcan los efectos del sedante.


Resonancia Magnética (RM)

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
Esta prueba permite obtener una imagen detallada de las cavidades y las válvulas del corazón, sin necesidad de realizar un procedimiento de cateterización cardíaca y sin emplear radiación. La máquina de resonancia magnética tiene la forma de un tubo largo y estrecho. En su interior se introduce al niño, que queda rodeado por un campo magnético que reacciona con los elementos de su cuerpo, la mayoría de los cuales también son magnéticos. Un ordenador lee las señales de radio que se producen y las convierte en una imagen que puede visualizarse en una pantalla.

No es necesario ningún tipo de preparación para someterse a una resonancia magnética. El paciente permanecerá dentro de la máquina durante el estudio. Si lo permite su edad, le pedirán que permanezca inmóvil y que contenga brevemente la respiración mientras el técnico obtiene las imágenes del corazón. El estudio de resonancia magnética es totalmente indoloro, pero no podrá someterse a este estudio si lleva implantado un marcapasos. Esta prueba permite también hacer un estudio de los vasos sanguíneos que conducen al corazón. Es lo que los técnicos denominan una Angiografía por Resonancia Magnética (ARM). La ARM permite obtener imágenes muy claras de los vasos sanguíneos sin necesidad de exponer al paciente a radiación. También puede emplearse un contraste inofensivo para realzar las imágenes de los vasos. Cuando sea necesario usar este contraste, se le inyectará en el brazo durante 1 o 2 minutos y luego se tomarán más imágenes.



Electrocardiograma (ECG)

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
El Electrocardiograma es un estudio no dañino que se realiza para observar la actividad eléctrica del corazón. Puede suministrar mucha información sobre el corazón y su funcionamiento. Con este estudio es posible averiguar más sobre el ritmo cardíaco, el tamaño y funcionamiento de las cavidades del corazón y el músculo cardíaco. La actividad eléctrica del corazón, captada por unos pequeños discos de metal (electrodos) colocados sobre la piel, queda plasmada en una representación gráfica que proporciona al médico la información que necesita para emitir un diagnóstico.

No es necesario ningún tipo de preparación especial antes de someterse a un electrocardiograma. Durante el estudio, el paciente estará acostado sobre una camilla. Un técnico le limpiará las zonas del cuerpo donde le colocará los electrodos, generalmente el pecho, la espalda, las muñecas y los tobillos. Los electrodos tienen cables que se conectan al electrocardiógrafo. Cuando se le hayan colocado los electrodos, el técnico introducirá unos datos en el electrocardiógrafo para identificarlo. Éste deberá permanecer inmóvil durante aproximadamente un minuto mientras la máquina capta los impulsos eléctricos del corazón. El estudio es totalmente inofensivo e indoloro.


Monitor Holter

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
La monitorización Holter, también llamada Monitorización Electrocardiográfica Ambulatoria, estudio Holter de actividad eléctrica cardíaca o registro electrocardiográfico de 24 horas, es una técnica diagnóstica no invasiva que registra la actividad eléctrica del corazón de forma continua durante un período de 24 a 48 horas. Se suele utilizar para detectar trastornos cardíacos que pasarían desapercibidos en el electrocardiograma convencional.

Este examen no tiene ningún tipo de riesgo, aunque hay que tener especial cuidado de que el monitor no se humedezca y es importante evitar el contacto con mantas eléctricas, áreas de alto voltaje, imanes y detectores de metales durante el proceso.

Para su realización, el paciente debe acudir al centro médico, donde la enfermera le adherirá los electrodos al pecho y los conectará al holter, un aparato sujeto con un cinturón o una especie de collar de unos 450g. que registra la actividad eléctrica del corazón y permite monitorizarla. El paciente debe hacer vida normal en el tiempo que dure el examen, con la salvedad de que debe llevar un registro exhaustivo de sus actividades diarias y de los síntomas que se puedan presentar, de forma que el médico pueda saber si las modificaciones de la actividad cardiaca se deben a causas naturales o a algún tipo de anomalía.

Se recomienda al paciente ducharse antes de comenzar la prueba, ya que no podrá hacerlo en el tiempo que dure ésta. En el caso de los varones, es posible que necesiten rasurarse el tórax para evitar problemas con la adherencia de los electrodos.

Pasadas 24 ó 48 horas, dependiendo de la prueba, el paciente debe regresar al centro médico para devolver el monitor. Posteriormente, el médico estudiará los registros y observará si ha habido alguna irregularidad en el ritmo cardíaco.

Los resultados del monitoreo incluyen los mismos que en electrocardiograma convencional y, además, al existir un registro de la actividad que estaba realizando el paciente en el momento en que aparecieron los síntomas, también aporta información sobre los desencadenantes, lo cual es una ayuda para el diagnóstico. Entre los posibles diagnósticos destacan taquicardias y bradicardias, alteraciones morfológicas de las distintas partes del corazón, defectos del músculo cardíaco congénitos o adquiridos, alteraciones cardíacas relacionadas con la prescripción de un nuevo medicamento, cardiopatía isquémica, angina de pecho o infarto de miocardio, miocarditis y pericarditis.


Tomografía Computerizada (TC/TAC/TCHE/TCMD)

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
La Tomografía Computerizada es una técnica radiográfica que utiliza un ordenador para crear imágenes de cortes transversales del corazón. Las imágenes se obtienen con el tomógrafo computerizado, una máquina grande de rayos X con un tubo largo y estrecho en el que se introduce al niño. Este aparato obtiene varias imágenes radiográficas del corazón, como si fueran láminas o rebanadas. Luego, un ordenador junta estas imágenes para obtener una representación detallada de todo el corazón. Generalmente, es necesario inyectar una sustancia (contraste) en el torrente sanguíneo para obtener imágenes más claras. Existen variantes de esta técnica, como la Tomografía Axial Computerizada (TAC), la Tomografía Computerizada por Haz de Electrones (TCHE) o la Tomografía Computerizada Multidetectora (TCMD), que se diferencian entre sí por el número de imágenes tomadas simultáneamente y la velocidad con que se toman.

El médico indicará que el paciente no coma en las 2 o 4 horas previas al estudio. Si se utiliza contraste, cabe la posibilidad de que éste le ocasione alguna sensación de calor o sofoco, llegando, en casos muy excepcionales, a producirse una reacción adversa que será tratada en el hospital después del estudio. Se le acostará sobre una camilla que se introducirá lentamente por la apertura central del tomógrafo. Si lo permite la edad, se le pedirá que se mantenga inmóvil y que contenga brevemente la respiración mientras se obtienen las imágenes. Tras el estudio podrá reanudar sus actividades normales. La Tomografía Computerizada es un estudio inofensivo en el que la exposición a radiación es mínima. De todos modos, no conviene abusar de su uso.


Ecocardiografía

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
La ecocardiografía emplea ondas sonoras para producir una imagen plana (2D) o tridimensional (3D) del corazón y ver cómo funciona. Según el tipo de estudio ecocardiográfico que se realice, puede determinarse el tamaño, la forma y el movimiento del músculo cardíaco. Este estudio también puede mostrar cómo funcionan las válvulas cardíacas y cómo circula la sangre por el corazón. La ecocardiografía también puede suministrar información sobre las arterias.

La técnica Doppler, en blanco y negro o en color, permite medir el flujo de sangre por las arterias y muestra cómo circula la sangre por el corazón.

No es necesario ningún tipo de preparación especial antes de someterse a una ecocardiografía.

Durante el estudio, el paciente estará acostado sobre una camilla. Un técnico le colocará sobre el pecho pequeños discos de metal (electrodos). Estos electrodos tienen cables que se conectan a un electrocardiógrafo, una máquina que monitoreará su ritmo cardíaco durante la realización del estudio.

A continuación, el técnico le aplicará un gel espeso sobre el pecho. El gel puede estar un poco frío pero no le dañará la piel. Luego el técnico utilizará un transductor para enviar y recibir las ondas sonoras, colocándolo directamente sobre el lado izquierdo del pecho, por encima del corazón, y presionando firmemente mientras lo mueve sobre el pecho. Posiblemente le pida al paciente que inspire o espire, o que contenga brevemente la respiración, pero durante la mayor parte del estudio deberá permanecer inmóvil.

Este estudio suele durar un máximo de 45 minutos. El examinado no sentirá dolor ni molestia alguna durante la realización de este procedimiento que es inofensivo para su organismo.


El Angio-Power 3D (APD-3D)

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
La tecnología 3D ha supuesto una revolución a la hora de diagnosticar malformaciones cardiovasculares en embriones y en fetos. En este sentido, Fernando Bonilla-Musoles, jefe de Departamento del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Clínico Universitario de Valencia, afirma que “si se emplea una ecografía normal 2D se diagnostican entre el 30 y el 40 % de ellas –las cardiopatías-, pero si se emplea la nueva tecnología, el porcentaje sube hasta el 90-95%”.

Esto se debe a que APD-3D no sólo aporta una imagen con volumen de la zona, además es capaz de reproducir el movimiento cardíaco, de forma que, como explica el ginecólogo y secretario de la SEGO Luís T. Mercé, “se puede analizar toda la estructura volumétrica, la morfolofía y todo tipo de cortes en el corazón, como el corte de válvula”.

Gammagrafía

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
La gammagrafía es una prueba que utiliza cantidades muy pequeñas de material radioactivo para diagnosticar o tratar cáncer, lesiones, infecciones, enfermedades cardíacas u otras anomalías orgánicas.

Se trata de un procedimiento no invasivo, que se basa en un examen médico indoloro en el que se introducen materiales radioactivos denominados radiofármacos o radiosondas en el riego sanguíneo del paciente. Estos elementos tienen la función de marcador, es decir, aquello que detecta el ordenador durante la prueba es la radioactividad de la radiosonda.

Según el tipo de examen, la radiosonda se puede inyectar en una vena, ingerir o inhalar. En el caso de que se inyecte, el paciente sentirá un leve pinchazo cuando se inserte la aguja, pero no experimentará molestias en relación con el material radiactivo inyectado. Si se ingiere el producto, no sentirá ningún tipo de molestia, dado que la sonda es insabora. Cuando se inhale en forma de gas, la sensación será bastante parecida a respirar aire ambiental.

Una vez que la radiosonda pasa al torrente sanguíneo, emite una energía en forma de rayos gamma, que es la que detecta la gammacámara, y los datos se transmiten a un ordenador para ser procesados y convertidos en imágenes.

En este tipo de pruebas, que pueden durar entre 20 y 45 minutos, es imprescindible que el paciente permanezca muy quieto. Si los pacientes son niños se suele pedir a los padres que se queden con ellos para calmarlos mientras se realiza la prueba. También se admite la utilización de ciertos artículos que ayudan al niño a sentirse cómodo, como chupetes, mantas o cuentos. Algunos hospitales incluso disponen de televisores con programación infantil en la propia sala.

La radiactividad de la radiosonda crecerá en las primeras 24 horas, siempre dentro de unos niveles adecuados de inocuidad, y posteriormente se expulsará a través de la orina o las heces. Por este motivo es muy importante beber mucha cantidad de agua tras la prueba.


Ergometría

Métodos de diagnóstico de cardiopatías congénitas
La ergometría o prueba de esfuerzo se basa en la realización de un trabajo físico en una máquina de correr o bicicleta estática para diagnosticar posibles alteraciones en la actividad eléctrica del corazón y para evaluar su tratamiento, además de para valorar el nivel de esfuerzo que es capaz de soportar cada paciente. Se trata de una técnica diagnóstica fundamental para detectar enfermedades como la angina de pecho en pacientes que presentan dolor toráxico, arritmias, miocardiopatías, alteraciones en las válvulas cardíacas y cardiopatías congénitas o valorar la respuesta del corazón ante situaciones de estrés físico.

Antes del comienzo de la prueba, un médico y una enfermera miden la tensión arterial, la frecuencia cardiaca y realizan un electrocardiograma en reposo al paciente para disponer de una referencia. Posteriormente, la enfermera coloca los electrodos en el tórax del examinado, los cuales registrarán y monitorizarán la actividad eléctrica del corazón.

Si el paciente tiene una estenosis, la obstrucción pude que permita el flujo de sangre al corazón en situación de reposo, de forma que el paciente no presentaría síntomas y, por lo tanto, los resultados del electrocardiograma en reposo serían normales. Con la utilización de la ergometría, no obstante, se pretende que el paciente realice el mayor esfuerzo posible, e incluso que alcance el umbral del cansancio o máximo nivel de resistencia. Con esto se consigue que aumente el trabajo al corazón, debido al ejercicio físico realizado, lo que implica a su vez un aumento del riego sanguíneo. Así, si existe alguna obstrucción, la deficiencia de riego sanguíneo desembocará en resultados anómalos en el cardiograma.

Antes del inicio del examen, es necesario que el paciente comente al médico su medicación habitual y que no deje de tomarla a menos que se lo indiquen expresamente. También se recomienda no comer o beber, especialmente bebidas con cafeína o con gas, en las 3 o 4 horas anteriores a la prueba de esfuerzo, y acudir a la consulta con ropa holgada y zapatillas cómodas, especialmente de deporte.

Leído 18952 veces





Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)