Inicio Facebook Twitter
¡ATENCIÓN! Esta página no es un consultorio médico. Los contenidos sobre cuestiones médicas aquí expuestos están documentados a partir de otras fuentes cuya exactitud o veracidad no podemos garantizar. Si quiere resolver alguna duda de carácter médico, le recomendamos que contacte directamente con un profesional de la salud cualificado.

Parches para reparar los corazones infartados

Corazón al día

Nota

Un equipo de científicos de la Universidad de Duke ha desarrollado un parche cardíaco capaz de latir con la intensidad suficiente para reenplazar el musculo perdido de pacientes que hayan sufrido un infarto



Cuando un ser humano sufre un infarto, el músculo dañado del corazón yace y es reemplado por un tejido cicatricial, incapaz de transmitir señales eléctricas. Por este motivo, este órgano no vuelve a efectuar sus funciones, debido a que ha perdido algunas de las cualidades que le permiten bombear la sangre con los latidos. Como consecuencia, se produce una enfermedad denominada insuficiencia cardíaca, que afecta a más de 12 millones de personas en todo el planeta.

Ingenieros biomédicos de la Universidad de Duke en Carolina del Norte (Estados Unidos) han desarrollado un parche cardíaco capaz de latir con la intensidad suficiente para reparar el corazón de pacientes que hayan sufrido un infarto.

El autor principal del estudio y docente del centro académico estadounidense, Ilia Shadring, explica que, en la actualidad, "prácticamente todas las terapias están dirigidas a reducir los síntomas del daño que ya ha padecido el corazón, pero no hay enfoques que permitan reemplazar el músculo perdido porque, una vez que está muerto, no vuelve a crecer por sí solo". La profesor apunta que "esta es una forma de reemplazar el músculo perdido con tejido elaborado fuera del cuerpo".

El nuevo mecanismo impulsado por los especialistas de la Universidad de Duke cumple, de base, con todos los requisitos necesarios para reparar un corazón dañado. Atendiendo a los detalles concretos, este parche ha sido diseñado a partir de células madre pluripotentes, unas unidades morfológicas que pueden convertirse en cualquier célula del organismo.

En las pruebas de laboratorio, los científicos han cultivado células del corazón encargadas de la contracción muscular (cardiomiocitos), unidades morfológicas que proporcionan la estructura del tejido cardíaco (fibroblastos), células endoteliales y de músculo liso, es decir, aquellas que forman los vasos sanguíneos.

Hasta el momento, los expertos han demostrado que los sofisticados parches cardíacos actúan, de manera significativa, en roedores. No obstante, el propio equipo advierte que para lograr el éxito en corazones humanos será necesario que el tejido artificial sea mucho más grueso, por lo que los esfuerzos de este grupo se han focalizado en este objetivo.


Fuentes:

Articulo publicado en Nature Comunications
Consalud.es
Ilia Shadrin
imagen_1.png imagen.png  (1.04 Mb)

imagen.png imagen.png  (1.04 Mb)

Leído 36 veces





Nuevo comentario:

(*) Los campos marcados con asterisco son obligatorios.








L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        


Suscripción al Boletín
E-mail:








Visitas

PageRank


Miembro de FEDER

Creative Commons License    Producido por: Splendor Comunicación (Euromedia Grupo)