El corazón es el motor de nuestro cuerpo. Se trata de un músculo muy especial por la función que desempeña. Es el encargado de hacer que la sangre circule por todo el cuerpo, algo esencial para nuestro organismo porque la sangre transporta el oxígeno y los nutrientes que necesitamos para vivir.

Este órgano comienza a formarse en la tercera semana de embarazo y su desarrollo termina en torno a las siete semanas. En ocasiones, se produce un fallo en este proceso, bien en la formación del corazón o en los vasos sanguíneos adyacentes. Esta anomalía se conoce como cardiopatía congénita y, dependiendo de la lesión puede tener un carácter leve o más severo. Hay múltiples anomalías cardiacas y sus causas exactas aún se desconocen.

Para entender por qué una cardiopatía congénita puede ser incompatible con la vida y por eso es necesario corregirla, es importante conocer cómo es el corazón y el trabajo que realiza.

¿Cómo es el corazón?

Más o menos es del tamaño de un puño y está formado por cuatro partes, cada una de ellas se llama cavidad. Hay dos cavidades a cada lado del corazón: una arriba y otra abajo. Las de arriba se denominan aurículas y son las que se llenan de la sangre procedente del resto del cuerpo y los pulmones.

Las cavidades de abajo se llaman ventrículos y se encargan de bombear la sangre hacia el resto del cuerpo y los pulmones.

En el centro del corazón hay una gruesa pared vertical de músculo llamada tabique, que tiene como función separar ambos lados del corazón, el derecho del izquierdo.

partes del corazón

Fuente de la imagen: José Alberto Bermúdez (https://proyectoeducere.wordpress.com)

Es el órgano central de la circulación sanguínea, es decir, el movimiento que hace la sangre a través del corazón y de todo el cuerpo. El lado derecho recibe la sangre y la envía a los pulmones para ‘limpiarla’. El izquierdo hace lo contrario: recibe la sangre de los pulmones, ya oxigenada, y la bombea a todas las células del cuerpo. En este proceso, el corazón solo tarda 60 segundos en realizarlo.

Nuestro organismo necesita un aporte constante de sangre para funcionar como es debido, dado que esta lleva el oxígeno a todas las células del cuerpo. Para mantenerse viva, una persona necesita células sanas y vivas. Sin oxígeno, esas células se morirían. Si esta sangre rica en oxígeno no circulara como es debido, la persona podría morir. 

A grandes rasgos, así es y de este modo se comporta el corazón. Su función es vital, de ahí que nuestro ‘motor’ deba estar en buenas condiciones para realizar ‘su trabajo’ de manera adecuada porque cualquier dolencia en este órgano repercute en todo el organismo.

Cardiopatías congénitas, ¿qué ocurre en el corazón?

Cuando se produce una formación anómala durante el desarrollo fetal, manifestándose problemas como un corazón incompleto, con vasos sanguíneos estrechos, con válvulas con fugas u orificios en los tabiques, por ejemplo, el bebé nace con una cardiopatía congénita.

Algunos defectos cardíacos congénitos son leves y no causan problemas. Sin embargo, otros son más complejos, ponen en riesgo la vida y se deben corregir.

En España, las cardiopatías congénitas afectan aproximadamente a 8 de cada 1.000 personas que nacen, siendo la malformación congénita más frecuente.

Algunas cardiopatías se detectan durante el embarazo, otras en las primeras semanas de vida o, incluso, años más tarde. Los avances en diagnóstico y tratamiento hacen que la mayoría de las personas que nacen con cardiopatía congénita, que antes morían, ahora sobrevivan.

Existen multitud de cardiopatías congénitas. Lo importante es que, hoy en día, muchas de ellas son solucionables y, en general, tienen un buen pronóstico, si se diagnostican a tiempo y se actúa en una etapa precoz de la vida. En la actualidad, se desconocen las causas por las que el corazón de algunas personas no se forma correctamente.

que tipos de cardiopatias congenitas existen

Síntomas de las cardiopatías congénitas

Gracias a los avances tecnológicos, es posible detectar problemas en el corazón del embrión en las ecografías que se realizan en las primeras semanas del embarazo. Esto permite programar el tratamiento de cara al nacimiento del bebé.

No obstante, las personas que nacen con cardiopatías congénitas pueden mostrar diferentes síntomas en función de la edad y del tipo y gravedad de la cardiopatía. En el caso de los lactantes, el cansancio entre tomas, el poco apetito, ganar poco peso o presentar un color azulado pueden ser algunas muestras de que algo pasa.

En cambio, los menores más mayores pueden tener dificultad respiratoria o cansancio incluso estando en reposo. No obstante, dados los diferentes tipos de cardiopatías congénitas y su diversa variedad, también la sintomatología es muy variada. Desde algunos casos que se descubren de modo casual porque no presentan síntomas, hasta los que son más graves y requieren una operación en los primeros días de vida.

La buena noticia es que, gracias a los grandes avances científicos, hoy en día, la mayoría de las cardiopatías congénitas se corrigen y estas personas pueden llevar una vida normal, con las revisiones y el seguimiento oportuno.

En la Asociación Corazón y Vida, estamos comprometidos con el colectivo de cardiopatía congénita y prestamos diferentes servicios de asesoramiento y ayuda a personas con esta patología y sus familias. Prestamos atención en Andalucía y contamos con sedes físicas en Córdoba y Sevilla. Si necesitas información sobre nuestra labor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de atenderte.