Durante la madrugada del pasado 22 de septiembre, desde la Ermita de Nuestra Señora de la Aurora de los Palacios y Villafranca, partía un grupo de peregrinos con destino a la Basílica de San Lorenzo de Sevilla donde, tras depositar un ramo de flores al Señor del Gran Poder, celebraron una misa de peregrinos.

Finalmente participaron más de 206 palaciegos quienes, tras sufragar los gastos ocasionados por dicha peregrinación, nos han donado el resto de lo recaudado, nada más y nada menos que 900 €.

Desde aquí queremos manifestar públicamente nuestro más sincero agradecimiento y acreditarles que su esfuerzo no ha sido en vano, que su donativo será íntegramente utilizado para continuar nuestros proyectos, para dar cumplimiento a nuestros fines sociales, esto es, la mejora de la calidad de vida de los niños y jóvenes con cardiopatía congénita y de sus familiares, quedando a su total disposición para mostrarles in situ nuestras instalaciones y labor diaria.