El tratamiento quirúrgico convencional para la corrección de la estenosis aórtica consiste en la colocación de una prótesis artificial mediante cirugía a corazón abierto, con anestesia general y circulación extracorpórea mientras el corazón permanece parado. Esta intervención suponía un riesgo elevado para los pacientes, en su mayoría gente de avanzada edad y con otras enfermedades asociadas que presentan un estado de salud frágil.

Además del menor riesgo que supone una intervención mínimamente invasiva como la que se viene practicando desde junio en el centro, este tipo de operación conlleva también una recuperación más rápida del paciente y la reducción de su estancia hospitalaria a 5 días, aproximadamente la mitad de lo habitual.

Noticia completa en La Opinión de Málaga>
Noticia completa en La Opinión de Málaga>