Los especialistas del Hospital Reina Sofía de Córdoba implantaron el pasado miércoles un dispositivo de asistencia ventricular, conocido como corazón artificial, a un niño de cinco años que presentaba un cuadro de «fracaso cardíaco«. Los especialistas aseguran que, pese a no ser el mismo caso que el de verano, esta experiencia previa sirve de base para el nuevo caso.

El pequeño recién operado dispondrá de este corazón artificial hasta que encuentren un nuevo órgano viable para su trasplante, y evitará que peligre su vida ante un eventual fallo del corazón enfermo que tiene en la actualidad.

Noticia completa en El Día de Córdoba >