Un año más, en los primeros meses de 2019, hemos organizado dos grupos de ayuda mutua, en esta ocasión en Huelva y en Jerez de la Frontera. El proyecto se ha desarrollado en 10 sesiones, generalmente semanales, de 120 minutos, conducidas por la psicóloga Laura Padilla Tardío.

Dadas las limitaciones y dificultades que la cardiopatía congénita de un hijo puede llegar a originar en la rutina familiar, el objetivo principal de reeditar la formación de estos grupos ha sido ofrecer a las familias participantes un espacio de confianza donde recibir y brindar apoyo, orientación y acompañamiento psicológico. Los temas abordados han perseguido promover el bienestar y la calidad de vida de los participantes y familias.

Las ganas de ofrecer su ayuda a los demás, así como la necesidad de aprender y nutrirse de las vivencias de otros, ha propiciado la participación de estos padres en el proyecto. Compartir experiencias y diferentes puntos de vista, conocer nuevas posibilidades y recursos, sentirse identificados y comprendidos, han sido las claves fundamentales para el óptimo funcionamiento de estos grupos y para lograr la cohesión entre sus participantes.

El ambiente de trabajo ha sido muy agradable, basado en el respeto y la tolerancia. Los integrantes de ambos grupos se han mostrado desde el principio muy participativos y motivados. Desde el punto de vista de la profesional conductora del proyecto igualmente «ha resultado ser una experiencia verdaderamente satisfactoria y enriquecedora«.

Por último, agradecer al Hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva y a UPACESUR Jerez el habernos facilitado sus instalaciones para llevar a cabo las diferentes reuniones y muy especialmente a todos los padres que han participado, por el interés y compromiso mostrados, por el tiempo que han dedicado a apoyarse unos a otros y por abrirse con total sinceridad a la hora de contar sus vivencias.