Conforme a los datos de un trabajo realizado por la Universidad British Columbia de Vancouver (Canadá), publicados en la revista Circulation, el consumo de alimentos enriquecidos con ácido fólico se asocian a una menor tasa de malformaciones congénitas del corazón.

El estudio, llevado a cabo bajo el Sistema de Vigilancia Perinatal de la Agencia de Salud Pública de Canadá, ha analizado datos de casi 6 millones de canadienses recién nacidos desde 1990 hasta 2011 en función de varios parámetros, como la edad de la madre o distintas dificultades durante el embarazo o parto, y han encontrado que el ácido fólico puede reducir en más de un 10% el número de afectados por diferentes cardiopatías congénitas. Los resultados se deben a la promulgación de una ley en 1998 en Canadá que obligaba a enriquecer diversos alimentos con esta forma de vitamina B, algo que también se hizo en Estados unidos años antes.

En dicho trabajo también encontraron que los efectos beneficiosos del ácido fólico eran evidentes en algunos subtipos de cardiopatías pero no en otras. Por ejemplo, el riesgo de anomalías conotruncales, en la vía de salida del corazón, se redujeron hasta un 27%, mientras que las relacionadas con el estrechamiento de la aorta se redujeron un 23% y las asociadas con la fibrilación auricular hasta un 15%. En cambio, no se observaron cambios en la incidencia de anomalías cromosómicas.

Se ratifica pues la necesidad de que las mujeres que quieran quedarse embarazadas deban comenzar a tomar suplementos de ácido fólico ya que puede no ser suficiente con las cantidades ingeridas en su dieta habitual.

Fuentes:
Revista Circulation
Diario de Sevilla