Los latidos del corazón pueden dar energía al propio marcapasos
Los pacientes podrían así alimentar sus propios marcapasos, eliminando la necesidad de reemplazarlos cuando se gasten las baterías, según muestran los resultados de esta investigación, publicados en «Journal of the American Heart Association».

Los marcapasos actuales deben de ser reemplazados tras pasar entre cinco y siete años desde su implantación, cuando sus baterías se agotan, algo que resulta costoso.

«Muchos de los pacientes son niños que viven con marcapasos durante muchos años», subrayó Karami. Los investigadores midieron el ritmo cardíaco marcado por las vibraciones en el pecho y, posteriormente, utilizaron un shaker (instrumento musical de percusión) para reproducir esas vibraciones en el laboratorio y conectarlo a un prototipo de recolector de energía cardíaca que los científicos desarrollaron.

Las mediciones del rendimiento del prototipo creado, analizando series de cien latidos cardíacos simulados en tasas diferentes, mostraron que la energía del recolector actuó como los científicos habían predicho: generó más de diez veces la potencia que requieren los marcapasos modernos.

El siguiente paso es la implantación del recolector de energía, que tiene aproximadamente la mitad del tamaño de las baterías utilizadas en la actualidad en los marcapasos, explicó Karami. Los investigadores esperan poder integrar esta tecnología en los marcapasos comerciales.

Fuente: ABC.es