Cirujanos australianos dieron a conocer el viernes los resultados exitosos de tres trasplantes de corazón hechos con órganos que habían dejado de latir.

Los corazones que se trasplantan suelen proceder de personas con muerte cerebral pero cuyo corazón sigue latiendo. El órgano se mantiene en hielo durante unas cuatro horas y entonces se trasplanta a los pacientes.

Ahora, los investigadores del hospital St Vincent’s de Sídney desarrollaron una técnica que permite resucitar corazones que han estado inmóviles durante 20 minutos y trasplantarlos a pacientes. La técnica promete ser revolucionaria, dado que ampliaría el espectro de corazones disponibles.

El trasplante de corazones que dejaron de latir ha sido probado en tres pacientes. Dos de ellos han tenido una exitosa recuperación y el tercero -y más reciente- está todavía en cuidados intensivos.

La técnica implica que los corazones se transfieren a una máquina portátil conocida como "corazón en una caja", la cual pone los órganos en una solución preservante, los resucita y mantiene su temperatura.

La primera paciente que recibió un corazón, Michelle Gribilas, de 57 años, padecía de una enfermedad cardíaca congénita. Se operó hace más de dos meses "Ahora soy una persona diferente”, dijo. "Me siento como si tuviera 40 años, tengo mucha suerte".

Peter MacDonald, director médico de la unidad de Trasplantes de St Vincent’s declaró que “este avance representa un gran paso para reducir la falta de donantes de órganos”.

Se cree que el corazón en una caja, que se está probando en centros de todo el mundo, puede salvar hasta un 30% más de vidas al incrementar el número de órganos disponibles.

Fuentes:
The australian
BBC Mundo
Ideal digital