Un artículo de la revista Sciencie Robotics, publicado el pasado 24 de abril, describe un catéter robótico que puede navegar de forma autónoma por el torrente sanguíneo, el equivalente quirúrgico de un automóvil auto-conducido.

Todos los procedimientos mínimamente invasivos implican navegar desde una pequeña incisión en la piel hasta el lugar de la intervención, la novedad que ahora presentan es que dicha navegación se puede realizar de manera autónoma y,  para demostrar que es posible, lo han investigado en el lugar más difícil: dentro de un corazón que late, en concreto, para realizar el cierre de una fuga valvular, proporcionando resultados comparables con la navegación manual en términos de tiempo y eficacia.

El investigador principal Pierre Dupont, PhD , jefe de bioingeniería cardíaca pediátrica en Boston Children’s, cree que esta es la primera instancia de navegación autónoma dentro del cuerpo. Él visualiza robots  autónomos que ayudan a los cirujanos en operaciones complejas, reduciendo la fatiga y liberando a los cirujanos para que se centren en las maniobras más difíciles, en última instancia, mejorando los resultados.

«La forma correcta de pensar en esto es a través de la analogía de un piloto de combate y un avión de combate», dice. «El avión de combate asume las tareas de rutina, como volar el avión, para que el piloto pueda concentrarse en las tareas de alto nivel de la misión».

Fuentes:

Boston Children´s Hospital: «A first in medical robotics: Autonomous navigation inside the body»

Sciencie Robotics: «Autonomous robotic intracardiac catheter navigation using haptic vision»