Presente y futuro de la investigación en el campo de las Cardiopatías Congénitas
Las cardiopatías congénitas son las anomalías mayores más frecuentes en neonatos, con una incidencia aproximada de 8 por cada 1.000 nacidos. Por otra parte, las cardiopatías isquémicas o adquiridas siguen siendo la principal causa de muerte entre adultos en todo el mudo. Estos dos factores han propiciado que gran parte del esfuerzo investigador de los organismos públicos y privados se haya centrado en los últimos años en torno al corazón.

En este artículo hemos querido recoger unas pinceladas sobre los últimos avances científicos y médicos, así como las tendencias que marcarán el futuro en el campo de las cardiopatías congénitas.

Últimos avances en técnicas de diagnóstico

Teniendo en cuenta que las interrupciones del embarazo en Europa son frecuentes en casos de cardiopatías congénitas graves, los avances en el campo del diagnóstico prenatal podrían hacer disminuir la incidencia de estas anomalías en el futuro.

Presente y futuro de la investigación en el campo de las Cardiopatías Congénitas
Existen estudios que demuestran que, gracias a los importantes avances en ecocardiografía prenatal y en estudios genéticos, hoy día se pueden detectar con relativa facilidad la mayoría de las cardiopatías congénitas antes del parto. Sin embargo, un estudio realizado en Francia con personal médico intensamente instruido en estas técnicas ha puesto de manifiesto que aún queda mucho por hacer en el campo de la formación, ya que, empleando las mismas técnicas, consiguieron aumentar considerablemente el número de cardiopatías congénitas detectadas.

Al margen del diagnóstico prenatal, en el que la ecocardiografía sigue siendo la técnica más efectiva, otras, como la resonancia magnética (RM) y la tomografía computarizada (TC) multicorte están ganado posiciones en el diagnóstico de niños y adultos, con los inconvenientes en pediatría de que la primera requiere sedación y en la segunda se utiliza radiación ionizante.

Novedades en el tratamiento quirúrgico de cardiopatías congénitas

Los buenos resultados obtenidos por los cirujanos en la técnica del switch para la corrección de la Transposición de Grandes Arterias (TGA), que consiste en el corte, transposición y reconstrucción de los grandes vasos que acometen al corazón, ha animado a estos profesionales a apostar, siempre que sea posible, por las reconstrucciones anatómicas en sustitución de los implantes protésicos. Los implantes suelen provocar a la larga más problemas, porque no acompañan al corazón del niño en su crecimiento.

La tendencia es realizar estas correcciones anatómicas cada vez a más temprana edad, porque parece ser que la evolución del paciente es mejor. Precisamente por esta misma razón, cada vez se apuesta más por la cirugía fetal en los casos en los que sea posible, aunque aún es una técnica reservada para los centros más avanzados. Las obstrucciones de los tractos de salida del corazón son las afecciones más beneficiadas de este avance.

Finalmente, hay que dedicar una línea a los avances producidos en las técnicas de cateterismo, que permiten diagnosticar e intervenir de forma poco invasiva, reduciendo considerablemente el período postoperatorio.

Presente y futuro de la investigación en el campo de las Cardiopatías Congénitas

Corazones artificiales, un puente hacia el trasplante

Cada vez con mayor frecuencia, oímos en los medios de comunicación noticias acerca de niños con una cardiopatía congénita crítica a los que se les implanta un corazón artificial, intra o extracorpóreo, a la espera de recibir un órgano de un donante. Concretamente, en Andalucía, la primera intervención de este tipo tuvo lugar en el Hospital Reina Sofía, en junio de 2009.

Esta práctica, relativamente reciente, está arrojando unos índices de supervivencia muy satisfactorios, de en torno al 67% (datos del Hospital La Paz, Madrid). En el mundo se han colocado ya 750 dispositivos de este tipo en 30 países diferentes. La primera vez que se consiguió llevar a un bebé hasta el trasplante gracias al tiempo que le dio el corazón artificial pulsátil fue en 2006.

No cabe duda de que estos dispositivos, capaces de multiplicar la esperanza de padres y niños enfermos, son uno de los grandes avances de los últimos tiempos. Quién sabe si, en el futuro, la evolución de estos dispositivos logrará suplantar de forma definitiva a un órgano dañado.

Los desfibriladores automáticos

Los desfibriladores automáticos implantables (DAI) son unos dispositivos similares a los marcapasos que analizan continuamente los latidos del corazón. Por esta razón, resultan de gran utilidad para paliar problemas congénitos relacionados con arritmias. Además de estimular el corazón en caso de detectar un ritmo lento, como hace el marcapasos, pueden aplicar una descarga de energía suficiente para revertir una taquicardia en caso de producirse.

El DAI no soluciona la enfermedad que produce la arritmia, pero sí puede evitar que sus consecuencias sean fatales.

Aunque los desfibriladores automáticos implantables (DAI) presentan aún algunos fallos, especialmente relacionados con los electrodos, se encuentran en pleno desarrollo, disminuyendo continuamente su tamaño y aumentando cada vez más su precisión y fiabilidad.

Cardiopatías congénitas del adulto

Las primeras unidades de cardiología pediátrica que realizaron intervenciones para corregir las cardiopatías congénitas nacieron hace unos 40 años. Desde entonces, la medicina no ha dejado de avanzar, hasta el punto que se estima que el 85% de los niños nacidos hoy con malformaciones cardíacas llegará hasta la vida adulta.

Como consecuencia de esto, el sistema sanitario se ha visto desbordado al encontrarse masivamente con pacientes adultos que arrastran secuelas de intervenciones cardíacas realizadas durante su edad infantil, algo desconocido hasta ahora por los cardiólogos no pediátricos.

Esto ha suscitado un gran debate a nivel internacional entre las sociedades de cardiología y obligado a la creación de Unidades de Cardiopatías Congénitas del Adulto (UCCA) en los
hospitales para atender a estos pacientes tan particulares. Estos centros serán los encargados de estudia la evolución a largo plazo de las nuevas técnicas y tratamientos aplicados a las distintas generaciones de pacientes.

Presente y futuro de la investigación en el campo de las Cardiopatías Congénitas

Bibliografía