Israel Valverde

Ante las incertidumbres despertadas por el Síndrome Inflamatorio Multisitémico Infantil (MIS-C) entre los padres de niños y adolescentes en general, y aquellos con hijos afectados por alguna cardiopatía en particular, hemos vuelto a entrevistar al Dr. Israel Valverde para que arroje un poco de luz sobre esta nueva afección cardiovascular pediátrica. Hace algún tiempo tuvimos la ocasión de entrevistarlo en relación a una tecnología que revolucionó la cirugía cardiaca de cardiopatías congénitas: la impresión 3D de biomodelos de corazones.

El Dr. Valverde es Jefe de Sección de Cardiología Pediátrica en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, puesto desde el que ha coordinado el mayor estudio europeo en el que han intervenido hasta 55 centros de 17 países para describir los efectos esta nueva enfermedad asociada al COVID-19. Además, Israel es profesor adjunto de Pediatría del Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) y de la Universidad de Sevilla y un colaborador asiduo de nuestra Asociación y benefactor de nuestra causa.

¿Cuándo empieza la comunidad científica a hablar del «Síndrome Inflamatorio Multisistémico Infantil (MIS-C)»?

Los primeros casos de infección por coronavirus se reportaron en Europa el 24 de enero de 2020, y pocos meses después, el 13 de Marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró a Europa en centro de la pandemia por COVID-19. La experiencia acumulada por aquel entonces sugería y hacía esperar que los niños no se afectaban con la misma mortalidad ni severidad que los adultos. Sin embargo, hacia el final de abril de 2020, varias alertas surgieron a lo largo de Europa debido a una elevada incidencia de una nueva enfermedad inflamatoria desarrollada en niños. El 27 de abril de 2020, el Real Colegio de Pediatría (UK Royal College of Paediatrics and Child Health) seguido por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (Centers for Disease Control and Prevention) definieron por primera vez este nuevo síndrome, el Síndrome Inflamatorio Multisistémico Infantil.

¿Cuáles son sus principales síntomas y consecuencias en niños sanos o con alguna cardiopatía congénita?

El Síndrome Inflamatorio Multisistémico Infantil se caracteriza por fiebre, inflamación sistémica (eritema en la piel, inyección conjuntival, inflamación de las mucosas) y síntomas gastrointestinales y cardiovasculares. Estos hallazgos clínicos se acompañan de alteraciones en los análisis de sangre (elevación de los glóbulos blancos, elevación de los factores bioquímicos de inflamación, alteraciones de la coagulación). Cuando existe afectación cardiovascular los hallazgos más típicos son el derrame pericárdico, shock, arritmias cardíacas y dilatación de las arterias coronarias. Todos estos síntomas se solapan con otras síndromes inflamatorios pediátricos como la Enfermedad de Kawasaki, síndrome de shock tóxico o miocarditis.

Este síndrome ¿es siempre consecuencia de una infección con el virus SARS-CoV-2?

La afectación del MIS-C se debe al virus SARS-CoV-2. Por lo que sabemos por el momento, parece que es la inflamación reactiva a la infección viral la que produce la mayoría de los signos y síntomas de esta enfermedad. Sin embargo, existen muchas cuestiones por aclarar. No conocemos bien por qué el curso de la enfermedad es peor en unos pacientes que en otros o cuál es la modulación de la edad.

A día de hoy, ¿hay tratamientos efectivos para paliar o remitir los efectos del MIS-C?

Se trabaja de forma paralela en varios frentes, combinando los esfuerzos de pediatras de urgencias, intensivistas, cardiólogos y reumatólogos. La experiencia inicial nos dice que se considere la administración de inmunoglobulinas, aspirina, corticoides y agentes inmunomoduladores para disminuir los efectos de la inflamación.

¿Detectáis diferencias entre la incidencia que está teniendo en la llamada «primera ola» y las sucesivas «olas»?

En estas segunda y tercera ola, se evidencia una mayor experiencia en los centros. Los hospitales y las Asociaciones Médicas de Cardiología Pediátrica, Cuidados Intensivos y Enfermedades Infecciosas han recogido toda la experiencia acumulada y se han desarrollado protocolos y webinars para poner en común el conocimiento adquirido.

¿Acabarán las vacunas para la COVID-19 con el MIS-C?

No lo sabemos. Nuestra esperanza es que sí, pero quedan preguntas por responder: cuál será la eficacia, cuánto durará el efecto de la inmunidad, si será efectiva si aparecen cepas nuevas… Hay que mantenerse esperanzados pero alerta.