Psicología perinatal y cardiopatías congénitas

Psicología perinatal y cardiopatías congénitas

Introducción

En nuestro sistema sanitario actual aún prevalece una perspectiva que reduce el estado salud/enfermedad y los procesos biológicos a lo puramente fisiológico y somático, quedando por tanto desatendidas las necesidades de naturaleza social, emocional y psicológica. En concreto, si nos centramos en el proceso de la maternidad-paternidad, sin duda constituye un escenario complejo en el que surgen diversos tipos de temores e inseguridades. En esta etapa, la atención sanitaria se centra sin embargo en lo estrictamente biológico y corporal, sin ocuparse de las condiciones psicosociales o de la prevención y detección de otras problemáticas de diversa índole que pueden surgir durante la perinatalidad.

Psicología Perinatal …

La maternidad/paternidad es vista desde el enfoque de la psicología perinatal como un proceso que implica una crisis tan enriquecedora como conflictiva al mismo tiempo, donde lo primordial son el bebé y los padres, así como la interacción entre ellos

La palabra “perinatal” hace referencia al tiempo que precede o sigue al nacimiento de un bebé, concretamente comprende desde aproximadamente la semana 28 de gestación, hasta los primeros 7 días después del parto. Sin embargo, la denominada Psicología Perinatal por su parte, estima la necesidad de ampliar este periodo e incluye en su campo de trabajo la preconcepción, el embarazo, el parto, el postparto y los tres primeros años de la vida del niño o niña. Durante todo este ciclo, la principal misión de la psicología consiste en acompañar y apoyar a la familia, prevenir la aparición de determinadas problemáticas y detectar e intervenir en caso de que sea pertinente. Pretende aportar las herramientas y conocimientos necesarios para potenciar el bienestar familiar, dotando a los protagonistas de diferentes recursos y habilidades, y ayudándoles a gestionar las posibles dificultades que puedan surgir.

La maternidad/paternidad es vista desde el enfoque de la psicología perinatal como un proceso que implica una crisis tan enriquecedora como conflictiva al mismo tiempo, donde lo primordial son el bebé y los padres, así como la interacción entre ellos. Se trata de un recorrido en el que se hace necesaria una labor preventiva a nivel psicológico para promover un vínculo paterno-filial adecuado y facilitar el establecimiento de un apego seguro. Sin embargo, aun cuando la perinatalidad constituye una etapa vital compleja que requiere de un abordaje completo y multidisciplinar para su óptimo desarrollo, la psicología perinatal es una rama poco reconocida y visibilizada desde el sistema sanitario.

… y Cardiopatías Congénitas

Es frecuente que una futura maternidad/paternidad, genere expectativas concernientes a un embarazo perfecto y al nacimiento de un hijo sano, estableciendo por tanto unos planes de futuro acordes a ese concepto ideal de crianza y familia. Sin embargo, a toda la complejidad inherente al proceso perinatal, hay que sumarle, a veces, que el bebé nazca con algún tipo de enfermedad. Desde la Asociación Corazón y Vida, nuestro acompañamiento comienza en el momento en que se diagnostica una cardiopatía congénita, lo que puede tener lugar durante el propio embarazo o bien después del parto.

Cuando este diagnóstico es transmitido a los padres,  suelen sentirse perdidos,  asustados y muy confundidos. Ante las malas noticias, deben enfrentarse a un proceso gradual de pérdida en el que ven truncadas muchas de sus expectativas. Fundamentalmente, deben despedirse del hijo sano con el que fantaseaban y, simultáneamente, iniciar una búsqueda para justificar que algo así esté pasando. Puede surgir entonces una gran desconfianza en el propio cuerpo y su funcionamiento, y un fuerte sentimiento de culpa al creerse responsables de la cardiopatía de su hijo. Si además el diagnóstico se realiza de forma prenatal, también tiene lugar la despedida del embarazo fantaseado, siendo este vivido por algunos padres como una experiencia incompleta y complicada.

En definitiva, ante un diagnóstico de este tipo, los padres deben afrontar una etapa de duelo, dado que un acontecimiento feliz se vuelve un proceso agridulce. Se produce así un cambio en las necesidades y prioridades hasta ahora planteadas y aparece el miedo de no llegar a adaptarse a esta inesperada situación. En estos momentos, por un lado, es fundamental abordar con los padres todas sus dudas e incertidumbre acerca de la evolución de la enfermedad, explicar los posibles procedimientos a seguir y describir el proceso de recuperación. Nuestra función como asociación en este sentido es poner a disposición de los afectados todo el conocimiento que nos ha dado la experiencia de años trabajando en este ámbito, así como facilitar y potenciar una comunicación fluida y cercana entre el equipo médico y los padres.

El soporte y acompañamiento emocional se convierte en esta etapa en una necesidad primordial para la familia afectada. Por ello, la atención psicológica es otra de las labores que desempeñamos desde Corazón y Vida, con el objetivo de promover el bienestar integral de los padres y el futuro hijo. El trabajo se centra en reforzar la confianza en ellos mismos y en su capacidad como cuidadores, en eliminar creencias y miedos irracionales, en dotarlos de herramientas que les permitan gestionar la ansiedad y facilite la toma de decisiones, finalmente en promover la ventilación emocional. A la par, podemos ofrecerles contacto con otros padres voluntarios que ya han pasado por situaciones similares, de manera que compartan sus experiencias y puedan constituir un punto de referencia.

Una vez nace el niño

Una vez el niño nace, con una cardiopatía, puede que necesite ser intervenido y pasar una temporada en el hospital, suponiendo una nueva ruptura de expectativas sobre el nacimiento deseado y propiciando la aparición en los padres de diversa sintomatología como ansiedad, depresión, etc. Por ello es importante el trabajo psicológico en esta etapa. Desde la asociación Corazón y vida realizamos acompañamiento y apoyo psicológico diario con padres de niños ingresados con cardiopatía, detectando sus necesidades y previniendo posibles trastornos derivados del proceso que viven.

Durante la hospitalización es importante también promover el autocuidado de los padres, pues deben cuidarse a ellos mismos ya que el proceso puede ser largo y es necesario que descansen, coman y duerman lo suficiente. Para contribuir a ello la asociación Corazón y vida brinda a los padres un piso/residencia para  su usodurante el ingreso de sus hijos. Es necesario que los padres se sientan partícipes del proceso de recuperación de sus hijos, que se impliquen en su cuidado, que sus hijos noten que están cerca y lo apoyan. Su implicación y cercanía con sus hijos favorecerá el desarrollo de un vínculo de apego sano en estas situaciones difíciles, lo que contribuirá a que el bebé desarrolle una estructura psíquica saludable.

De vuelta a casa, es importante que continúe el desarrollo de una vinculación saludable y compensada, resultando deseable el equilibrio entre afecto y normas. Es frecuente que los padres de niños con cardiopatías se vuelvan sobreprotectores, siendo poco estrictos con las normas y muy afectuosos con sus hijos. En estos casos es importante saber que pueden aparecer problemas conductuales en los hijos, ya que al carecer de normas y no estar acostumbrados a la frustración pueden optar por conductas disruptivas y desafiantes cuando los padres quieran poner límites, siendo a veces necesario un tratamiento conductual para mejorar tales conductas.

Además de los nacimientos de niños con alguna enfermedad, la perinatalidad también se ocupa de otras situaciones complejas, como serían los nacimientos prematuros con la consecuente hospitalización, las depresiones post-parto, y los duelos perinatales derivados del fallecimiento del bebé en el parto o tras este. En este último caso, habría un proceso de duelo en el que los padres y familiares pasarán por diferentes fases, de tiempo variable, hasta que acepten la pérdida. En este sentido es de especial importancia el acompañamiento por parte de personal especializado en duelo, que los acompañen para que el proceso  sea lo más normalizado posible y no derive en un duelo patológico.

La psicología perinatal es un campo de la psicología que comprende un amplio número de situaciones, pero siempre encauzado a la promoción de la salud mental y la prevención del desarrollo patológico

Como puede apreciarse, la psicología perinatal es un campo de la psicología que comprende un amplio número de situaciones, pero siempre encauzado a la promoción de la salud mental y la prevención del desarrollo patológico. Es un área joven y en pleno desarrollo, pero que poco a poco se va haciendo hueco y va suscitando un mayor interés. Afortunadamente, se está creando conciencia sobre la gran importancia de esta disciplina y sobre su efecto potenciador en el bienestar presente y futuro de las familias.

2018-06-18T10:45:05+00:0018 junio 2018|Tags: , |0 Comentarios

Deje un Comentario